Insomnio letal familiar, una enfermedad rara que acaba en muerte

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Sabemos que las consecuencias del insomnio pueden ser fatales. En un problema que se relaciona con la depresión y que está rodeado de una sensación de impotencia y de sufrimiento sin final, también caben las ideas de suicidio. Pero vamos un paso más y descubrimos que, efectivamente, existe un tipo de insomnio que puede ser mortal. Se trata del insomnio letal familiar.

Qué es el insomnio letal

El insomnio letal es una de esas enfermedades raras, que afectan a un número reducido de personas, pero a las que no debemos ignorar. Los datos del insomnio letal familiar se centran peligrosamente en España, ya que de los 100 casos diagnosticados en todo el mundo, 40 de ellos están en España. Pero, ¿qué es exactamente el insomnio letal?

El insomnio letal familiar tiene un alto componente hereditario hasta el punto de que a las personas que lo padecen se les desaconseja tener descendencia. Estamos ante la mutación de un gen que imposibilita dormir y sus consecuencias son devastadoras. La muerte es el desenlace final para esta enfermedad que no tiene tratamiento posible. Así de duras suenan las noticias sobre el insomnio letal.

No vamos a centrarnos en los detalles más dramáticos de la enfermedad, pero podemos decir que comienza con un insomnio para el que no resulta efectivo ningún tratamiento y el paciente se queda despierto noche tras noche. Poco a poco, no dormir va pasando factura en forma de convulsiones, pérdida de memoria, alucinaciones, falta de movilidad...hasta llegar a un estado de coma con todo el organismo paralizado. El resultado es inevitablemente la muerte y todo esto se produce en aproximadamente doce meses desde la aparición de los primeros síntomas.

La falta de sueño mortal

La relación de la falta de sueño con la muerte es conocida desde antiguo, por eso la privación del sueño ha constituido una de las torturas más temidas. Tal vez estas prácticas fueran más conocidas en la Alemania nazi o incluso en algunas cárceles de dudosa legalidad, pero la verdad es que impedir que alguien duerma es todo un ejercicio de crueldad que se viene utilizando desde tiempos remotos.

Y es que no nos cansamos de advertir sobre las consecuencias del insomnio, sobre la importancia de dormir y sobre su relación con la calidad de vida. Los dolores musculares o de cabeza, la confusión, la irritabilidad, la falta de concentración y las mil y una dolencias que se agravan con el insomnio, son solo una muestra de lo que ocurre cuando hablamos de un problema de insomnio llevadero. Si trasladamos ese insomnio "llevadero" hasta los límites de lo soportable, las consecuencias son inimaginables.