Cómo afectan las pesadillas al insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay personas que sueñan despiertas, otras más que sueñan dormidas y algunas otras que sufren pesadillas. Tener pesadillas por la noche puede convertirse en una causa de insomnio si esos sueños desagradables ocurren habitualmente. Las pesadillas recurrentes pueden desestabilizar nuestro equilibrio emocional, aumentar la ansiedad y el miedo a dormir. ¿Qué podemos hacer para que las pesadillas no afecten al insomnio?

Pesadillas e insomnio

Existe una estrecha relación entre las pesadillas y el insomnio. Las pesadillas, como el resto de los sueños, ocurren durante la fase del sueño REM y si nos afectan más que otro tipo de sueños es porque generalmente llegan a despertarnos entre gritos, respiración agitada, sudores y auténtico terror. Despertarnos en medio de la noche no deja de ser una característica más del insomnio.

Lo ocurre con las pesadillas es que pueden favorecer el insomnio crónico, especialmente si las pesadillas son habituales, con un tema recurrente que termina por perturbarnos y desequilibrarnos mentalmente. El propio miedo a dormirnos porque no queremos sufrir uno de esos episodios angustiosos puede hacer que retrasemos la hora de irnos a dormir y que se reduzca nuestra calidad del sueño.

Algunos de los motivos que favorecen las pesadillas son también enemigos del sueño bien reconocidos, como puede ser el estrés, la ansiedad, un episodio traumático, el consumo de alcohol y algunos estímulos externos, como el ruido o el frío, que percibimos de forma inconsciente mientras dormimos y provocan una alteración de nuestro sueño.

Cómo evitar las pesadillas

Lógicamente, despertarte en medio de la noche presa de la angustia no es la condición más idónea para superar un trastorno de insomnio y es evidente que afectan directamente a nuestra calidad del sueño. Sin embargo, ¿podemos evitar tener pesadillas? No somos responsables de nuestros sueños y apenas tenemos control sobre ellos pero hay algunos hábitos que podemos adoptar para prevenir un tanto las pesadillas.

Esos hábitos que pueden ayudarnos a evitar las pesadillas son los mismos que necesitamos en nuestra cruzada anti insomnio, como preparar un dormitorio ideal, hacer ejercicios de relajación, evitar el alcohol y las cenas copiosas o aislarnos de estímulos perjudiciales, como la televisión, el ordenador o los ruidos. Por el contrario, poco podemos hacer si las pesadillas son provocadas por la ingesta de algún medicamento.

Si todo lo demás falla y seguimos teniendo pesadillas que interrumpen nuestro ciclo del sueño, siempre podemos tomárnoslo desde otra perspectiva. Todo sueño tiene su significado y las pesadillas recurrentes pueden ser un aviso de nuestro subconsciente que podemos aprovechar para nuestro bienestar. Y hemos encontrado un viejo truco que consiste en tener papel y lápiz en la mesilla de noche, apuntar la pesadilla en cuanto el miedo nos despierte y romper el papel en pedacitos para tirarlo a la basura. Tal vez así, podamos alejar las pesadillas de nuestra mente.

Puedes leer más artículos similares a Cómo afectan las pesadillas al insomnio, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.