Me late el ojo, ¿son peligrosas las palpitaciones del párpado?

El movimiento involuntario del párpado se llama mioquimia

Laura DD

Me late un ojo, ¿qué me pasa?

Seguro que alguna vez has notado que te late el ojo, unas vibraciones involuntarias que te hacen sentir incómoda sobre todo por eso mismo, porque no las controlamos. Pero, ¿son peligrosas estas palpitaciones del párpado?

En la mayoría de los casos solo las percibimos nosotras, otra persona desde fuera prácticamente no lo aprecian. Aunque si hacemos fijarse bien a la otra persona es posible que sí las llegue a notar.

Es algo muy común. De hecho, todos los hemos vivido alguna vez pero es mucho más frecuente entre las personas que viven estresadas día a día, preocupadas, que no descansan bien, que son o están nerviosas y, por supuesto, que toman bastante cafeína.

Por qué late el ojo

A los temblores que no controlamos en ciertas zonas musculares se les denomina mioquimia. Suelen ser movimientos espontáneos que resultan insuficientes para mover una articulación.

¿Cuándo se produce? El músculo orbicular del ojo tiene forma de anillo y rodea la cavidad ocular. Es el encargado de abrir y cerrar el párpado. El latido se produce por la contracción de este músculos repetida cada 0,5 - 3 segundos.

Cuando aparece suele durar unos minutos y después desaparece solo. Por lo tanto, no es indicativo de nada malo salvo que dure varios días o semanas. En este caso se recomienda adoptar los hábitos de descansar unas horas adecuadas e intentar estar relajada. Si persisten hay que acudir al médico.

Aunque aún no se conoce qué las causa, los médicos lo relacionan con ansiedad, estrés, tensión, ingesta de excitantes y cansancio en la mayoría de los casos. También hay otras causas como la sequedad en los ojos o las las alergias.

Remedios para calmar las palpitaciones del párpado

Mioquimia

No existe un remedio para que el latido del ojo se pare. Sin embargo, al saber que son producidor por causas como el estrés o el cansancio, hay algunos remedios que se pueden intentar aplicar para intentar que la mioquimia ocular no se alarga durante varias horas. Aquí van algunos: 

1 Date unos minutos

Si estás en el trabajo, quizás lleves demasiadas horas forzando la vista o simplemente estés cansada. Por eso, dedicarte unos minutos, despejarte, tomar el aire o dar un paseo te ayudará a reponer algo de fuerzas. Si estás en casa, quizás cerrar los ojos 10 minutos también ayude. ¡Tu salud te lo agradecerá!

2 Mantén hidratados los ojos

En algunas ocasiones este parpadeo se debe a una irritación por falta de lágrimas que sumado al cansancio y a pasar todos los días delante de una pantalla, puede acabar con latidos en el ojo. Por eso, Evita parpadear muy lentamente y, si eso no basta, acude a la farmacia para contar con la ayuda de algún producto hidratante. 

3 Respira y relájate

La presión también puede ser una de las causas de la mioquimia. No podemos aliviar el estrés de la noche a la mañana pero sí darnos unos minutos de estirar el cuello, relajarnos e incluso priorizar actividades. Recuerda que, después de todo, tu cuerpo te está mandando una pequeña señal. Si es posible, estaría bien que buscaras alguna actividad que te ayude a relajarte y/o desfogarte: correr, bici, yoga…

4 Cambia la cafeína

Los estimulantes como el café producen nerviosismo y espasmos. Por eso, reducirlo o cambiarlo descafeinados u otras infusiones, te vendrá bien por un tiempo. Si eres de las que no puede vivir sin café, recuerda: es porque tu cuerpo está acostumbrado a él. Si empiezas a no tomarlo, los primeros días te costará pero después, podrás llevarlo sin problemas. 

¿Has sentido alguna vez que te latía el ojo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!