Cuánto dura una densitometría ósea y para qué sirve

La menopausia aumenta el riesgo de osteoporosis y fragilidad en los huesos

María Fernández

¿Tienes más de 45 años? ¿Te duelen los huesos y las articulaciones? ¿Tienes la menopausia? Si tus respuestas son afirmativas, debes hacerte una densitometría ósea. Esta prueba permitirá descartar problemas de huesos y tener más información del estado de tu esqueleto. Es imprescindible para encontrar qué te está provocando las molestias y dar con el mejor tratamiento.

Te contamos todo sobre esta prueba médica: cuánto dura una densitometría ósea, para qué sirve, en qué consiste… Consulta a tu médico si debes someterte a este examen.

La densitometría ósea, ¿para qué sirve?

Una densitometría ósea sirve para calcular la pérdida de los huesos. Esta prueba médica también se conoce como absorciometría de rayos X de energía dual o DEXA.

Con el paso de los años, sobre todo en el caso de las mujeres que ya han llegado a la menopausia, los huesos tienden más dificultad para equilibrar la masa ósea que se pierde con la que se crea.

Con la menopausia, el organismo femenino produce menos estrógenos, una hormona que ayuda a que los huesos se mantengan fuertes. Esto provoca que los huesos sean mucho más frágiles y que, por tanto, haya más posibilidades de que se rompan. Esta disminución de la densidad ósea se conoce como osteoporosis. Y la densitometría ósea es la prueba que permite hacer un diagnóstico más detallado de esta enfermedad esquelética.

Tengo la menopausia, ¿me la tengo que hacer?

Los médicos recomiendan hacer esta prueba a partir de los 45 años, sobre todo si se tiene la menopausia. Es recomendable hacérsela si ha habido cambios hormonales importantes, si se fuma, si se padecen enfermedades asociadas a la pérdida ósea como diabetes tipo 1, si se tienen antecedentes familiares de huesos frágiles, etc.

En qué consiste una densitometría ósea

Para hacer una densitometría ósea se utilizan rayos X, aunque hay centros que prefieren usar ultrasonidos o isótopos radiactivos.

Por lo general, hay distintos tipos de máquinas que se utilizan para hacer una densitometría. La más común consiste en una camilla en la que el paciente se puede tumbar con un brazo mecánico que se mueve a lo largo del cuerpo para observar las distintas partes. Si fuera necesario mantener las piernas en alto, se coloca una pequeña caja a modo de soporte.

Te dirán que te tumbes en la camilla en una posición u otra, según la zona del cuerpo que te vayan a estudiar. Te pedirán que estés relajada y que te mantengas lo más quieta que puedas. Los profesionales de la salud que te estén atendiendo se encargarán de poner en funcionamiento la máquina, que emitirá unos rayos X a través del brazo mecánico. No sentirás nada, pero trata de no moverte para que los resultados sean más claros.

Una vez que hayan terminado de medir la densidad ósea de la zona elegida, habrá terminado la prueba. Si tu médico ha solicitado que te analicen los huesos de otra parte del cuerpo, te pedirán que te cambies de postura y volverán a empezar con el examen. Lo más habitual es que se soliciten exámenes de columna y de la cadera.

Una vez terminada la prueba podrás levantarte de la camilla, como si nada hubiera pasado, e irte a casa. No notarás nada extraño y, si es así, acude a un médico.

Cuánto dura una densitometría

Dependiendo del tipo de máquinas que se utilicen para hacer esta prueba y cuántas partes del cuerpo haya que analizar, la densitometría puede durar entre 10 y 30 minutos.

¿Duele hacérsela?

Hacerse una densitometría ósea no duele. Se trata de una prueba no invasiva, es decir, en la que no se realizan cortes ni se introduce ningún instrumento en el cuerpo del paciente para llevarla a cabo.

La postura en la que hay que colocarse para que la máquina pueda acceder a todo el cuerpo puede resultar un poco incómoda para las mujeres que tengan problemas de huesos. Sin embargo, es una prueba muy simple y rápida.

Acude a tu médico para hacerte una densitometría ósea

Cómo hay que prepararse para la prueba

La densitometría no requiere una preparación específica. Sin embargo, hay que evitar consumir suplementos con calcio durante las 24 horas anteriores a la cita para no alterar los resultados. No requiere ingreso en la clínica ni ayuno.

No es necesario desnudarse para realizarse la prueba, por lo que se recomienda utilizar ropa cómoda y amplia, sin cinturones ni objetos metálicos. Es posible que te pidan que, para que estés más cómoda, te pongas una bata hospitalaria durante la prueba.

En cualquier caso, para asegurarte de que cumples con todos los requisitos para hacerte la prueba, pregunta a tu médico. Si te has hecho otros exámenes en días anteriores o crees que puedes estar embarazada, que no se te olvide decírselo al doctor.

Cuánto cuesta hacerse una densitometría ósea

El precio de esta prueba médica depende de tu sistema sanitario y del centro al que asistas para que la realice.

Si crees que deberías hacerte una densitometría ósea o tienes alguna duda sobre tu estado de salud, acude a la consulta de tu médico.