Causas del dolor de cadera y espalda

Los tratamientos para este tipo de dolencias dependerán del grado de dolor

Marta Valle

Dolor de espalda por cadera

Una de las zonas corporales que pueden recibir un mayor porcentaje de dolencias es la cadera. Se trata de una afección un tanto particular ya que el origen de las molestias no tiene por qué desencadenarse en la propia cadera, sino que es posible que comience a desarrollarse en el área circundante como, por ejemplo, la parte baja de la espalda, el muslo, la ingle o la rodilla.

Dada la sensibilidad que dispone esta zona –una lesión en la cadera puede derivar en una dolencia mucho más severa- conviene conocer los factores de riesgo para asumir acciones de prevención.

Causas del dolor en la cadera

+ Las fracturas de cadera son un tipo de lesión que pueden generan un dolor súbito en la zona y, además, derivar en problemáticas mucho más complejas. Uno de los principales factores de riesgo es, precisamente, el propio proceso deal igual que ocurre con las infecciones tanto en las articulaciones como en los huesos, la artritis, la ruptura del rodete glenoideo o la osteonecrosis.

+ Otras causas con un menor índice de riesgo para desarrollar dolencias en la cadera son el síndrome del tracto iliotibial, la distensión muscular del flexor de la cadera, la distensión muscular de la ingle, la bursitis y el síndrome de cadera en resorte.

Tratar el dolor en la cadera

Hay que tener en cuenta que una lesión en la cadera puede reflejar un problema en la espalda, más que en la propia zona afectada, por lo que es posible que el tratamiento incluya prescripciones orientadas a la zona posterior del cuerpo.

+ Por norma general debemos evitar actividades que puedan empeorar las molestias, procurar dormir del lado que no nos duele, bajar de peso en casos de obesidad o sobrepeso, no usar zapatos de tacón y no pasar demasiado tiempo de pie.

+ En aquellos casos en los que la cadera haya sufrido algún tipo de anomalía por una caída grave, presente una deformidad palmaria o seamos incapaces de moverla con normalidad deberemos acudir urgentemente al hospital o al ambulatorio. El tratamiento puede variar dependiendo del grado de dolor que presente la lesión, desde la ingesta de medicamentos específicos hasta cirugía en los casos más severos.