Hidratación en la menopausia: hidrátate por fuera y por dentro

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Una buena hidratación tanto de la piel como del organismo es fundamental para mejorar nuestra calidad de vida. En la menopausia, esta necesidad de hidratación se hace más importante, si cabe, porque puede ayudarnos a aliviar algunos de los trastornos de la menopausia. La hidratación en la menopausia no solo para mejorar el aspecto de la piel, hay que hidratarse por fuera y por dentro.

Hidratación de la piel en la menopausia

Muchas mujeres identifican la menopausia con la vejez porque empiezan a notar el paso del tiempo en su piel. Efectivamente, la piel del rostro se ve afectada por la disminución de estrógenos, pierde elasticidad, pueden aparecer manchas y presenta un aspecto más apagado. Una buena forma de luchar contra este envejecimiento cutáneo es mantener una buena hidratación de la piel.

Ya sabemos que debemos cuidar la piel en la menopausia más que nunca, porque además de hidratación, la piel necesita cuidados extra. Hay que tener en cuenta que la piel se vuelve más sensible a los agentes externos durante la menopausia, la producción de colágeno disminuye y su regeneración es más lenta. Por eso las pequeñas heridas tardan más en cicatrizar y aparecen las rojeces.

Por lo tanto, si quieres estar más guapa que nunca en la menopausia no puede faltar una buena hidratación del rostro, que donde más rápido se observan los efectos de la falta de estrógenos. Hidratar, nutrir, reparar y limpiar es un ciclo básico de cuidados faciales que no te puedes saltar.

Hidratación por dentro en la menopausia

Pero la piel no es la única que necesita hidratación en la menopausia, también lo necesita tu organismo. Con un extra de hidratación y la nutrición apropiada se pueden reducir considerablemente algunos de los síntomas de la menopausia, como los sofocos, la sudoración o los mareos. El agua puede convertirse en tu mejor amiga durante la menopausia, pero además, puedes seguir algunas pautas alimentarias que te ayudarán a prevenir algunos trastornos de la menopausia.

Aumenta el consumo de frutas y verduras, con especial atención a aquellos que contienen vitamina C, incluye en tu dieta ácidos grasos omega 3 y alimentos ricos en fibra, así como productos lácteos descremados y aceite de oliva. Con esta alimentación sana y equilibrada conseguirás mantener tu organismo hidratado además de reducir el riesgo de padecer osteoporosis, enfermedades cardiovasculares o trastornos emocionales.

Algunos de los alimentos que se colocan como aliados del cuidado y la hidratación de la piel son el pepino, el tomate, las espinacas, el apio, la lechuga y el melón. Y para una mayor protección de tu piel, lo ideal es llevar esta dieta antes incluso de la llegada de la menopausia. Que la menopausia te encuentre hidratada.

Puedes leer más artículos similares a Hidratación en la menopausia: hidrátate por fuera y por dentro, en la categoría de Menopausia en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: