Falsos mitos sobre la menopausia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Son tantas las mujeres que afrontan con temor la llegada de la menopausia que hemos pensado en eliminar todas esas mentiras o falsos mitos que circulan sobre la menopausia. No es que digamos que la menopausia no implica ningún trastorno o síntoma molesto, sino que cualquiera de los síntomas que pueda haber tiene tratamiento.

El objetivo es que no se paralice la vida de ninguna mujer, que no se rinda ante esta etapa que puede ser una de las mejores de su vida. Porque la menopausia tiene también infinidad de ventajas, entre ellas la libertad y la experiencia. Para todas aquellas dudas que aún puedan quedar, eliminamos los falso mitos sobre la menopausia.

Mentiras de la menopausia

- La menopausia no es una enfermedad producida por la disminución de hormonas. Tan sencillo como que la menopausia ni siquiera es una enfermedad.

- Todas las mujeres no sufren los mismos síntomas en la menopausia. No te dejes atemorizar por experiencias de otras personas.

- La menopausia no es sinónimo de vejez. Es cierto que suele llegar en la edad madura, pero significa el fin de la vida activa, si hablamos de algún fin, es el fin de la edad reproductiva.

- La menopausia no acaba con tu vida sexual. Ante ciertos inconvenientes que puedan presentarse, como la sequedad vaginal, hay un sinfín de remedios para que tus relaciones sexuales sigan siendo tan placenteras como antes. O más.

- La menopausia no engorda. Debido a los cambios hormonales, es cierto que puedes encontrarte con una redistribución de la grasa a la que no estabas acostumbrada. Pero es algo que se puede evitar fácilmente con una alimentación equilibrada y un poco de ejercicio físico.

- La menopausia no te convierte en una histérica. El término histérica, que parece exclusivo de la mujer y cuya etimología proviene directamente de la palabra útero, no es producto de la menopausia, ni siquiera de los cambios hormonales. Si bien esos cambios hormonales pueden producir ciertos cambios de humor, también depende mucho de nuestra personalidad.

- La menopausia no te lleva a la depresión. En el caso de la depresión, ocurre lo mismo que con la histeria. Una cosa es el efecto de los cambios hormonales sobre el estado de ánimo y otra cosa son los factores externos y nuestro propio equilibrio emocional que son los que determinan una depresión.

- Los sofocos no son un síntoma obligatorio de la menopausia. Aunque los sofocos se alzan como reyes indiscutibles de los trastornos menopáusicos, no es de obligación que los sufras. Hay muchas mujeres que no los tienen.