Los efectos de la menopausia en el pelo

Efectos de la menopausia en el pelo

Durante la menopausia son muchas los síntomas evidentes de envejecimiento. Aunque no podemos frenar el paso del tiempo y la falta de estrógenos se deja notar en tanto en la estética como en la salud, sí podemos paliar la mayoría de los trastornos de la menopausia con los tratamientos adecuados.

Uno de los problemas que más preocupan a las mujeres en la menopausia es la caída del cabello y la pérdida de vello corporal en algunas zonas bien visible como las cejas. Pero los problemas con el pelo en la menopausia no son sólo por defecto, también por exceso.

Qué pasa con el pelo en la menopausia

La disminución de la producción de hormonas que tiene lugar en la menopausia y la alteración de las hormonas tiroideas son las causantes de una pérdida del cabello o alopecia muy frecuente entre las mujeres mayores de 50 años. Un problema que no es sólo de salud capilar, sino que puede afectar mucho a la estabilidad emocional de la mujer que lo sufre.

La pérdida de pelo durante la menopausia se hace evidente también en otras partes del cuerpo, observándose un debilitamiento del vello corporal que incluye las cejas. Y mientras observamos cómo el vello de las cejas va perdiendo espesor, otras partes del rostro, como el labio superior o el mentón, aparecen recubiertas de un vello con características masculinas.

Así pues, la lucha con los problemas del pelo en la menopausia no se dirige únicamente a mantener nuestra melena, sino también a evitar su aparición en lugares del rostro bien visibles. Y las hormonas no son las únicas responsables de la caída excesiva del cabello y del crecimiento inusual en otras partes del rostro, sino que también influye la ansiedad, el estrés o la falta de nutrientes básicos.

Evitar la pérdida del cabello en la menopausia

Cualquier mujer que observe una caída excesiva del cabello en la menopausia debe olvidarse de asumir este problema como un trastorno típico de la edad y acudir al médico cuanto antes para descartar alguna enfermedad y recibir el tratamiento médico adecuado, que generalmente pasará por restaurar el equilibrio hormonal.

Pero también hay algunos remedios caseros que pueden impedir la pérdida del cabello como llevar una alimentación equilibrada y acompañarla de suplementos vitamínicos para que el organismo asimile mejor los nutrientes. Además, beber infusiones de té, especialmente de té blanco o de té verde, ayuda a fortalecer el cabello.

Una vez que aspectos como la alimentación y las hormonas hayan recuperado el equilibrio necesario, no podemos olvidarnos de uno de los factores que más inciden en la caída del cabello: el estrés. Así que practicar ejercicios de respiración que nos mantengan relajadas y con buen ánimo es fundamental para evitar cualquier problema con el pelo que pueda derivar de la menopausia.

Laura Vélez  •  lunes, 10 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x