Romero para frenar los síntomas de la menopausia

Marta Valle

La menopausia se define como una etapa en la vida de la mujer marcada por la ausencia del período menstrual, momento a partir del cuál ya no dispondrá de la capacidad para concebir hijos. Se trata de un proceso habitual en toda vida femenina, que suele darse a partir de los 45 años y que provoca una serie de cambios a nivel físico. Síntomas como sofocos, sudoración nocturna, problemas para conciliar el sueño durante toda la noche, cambios bruscos en el estado de ánimo, sequedad vaginal, mal humor o accesos de llanto resultan bastante habituales durante la menopausia. Dado este contexto, las mujeres buscamos soluciones con el objetivo de paliar las consecuencias negativas de este proceso. Según investigaciones recientes, una de las grandes claves para frenar la menopausia podría residir en una planta como el romero.

Paliar los síntomas de la menopausia con romero

Investigadores españoles del Hospital Universitario de La Paz han desarrollado un nuevo suplemento natural formulado a base de romero, vitamina E y otras sustancias como isoflavonas de trébol rojo, ácidos grasos omega 3 y 9, calcio y vitamina B6. Según los estudiosos, este fármaco dispone una acción antiinflamatoria y antioxidante debido al efecto protector que posee el extracto supercrítico de romero fluido lo que permite, especialmente junto a la vitamina E, reducir la materialización en nuestro organismo tanto de calores como sofocos, además de combatir el daño que nos puedan infligir los radicales libres.

De este modo, este producto diseñado por científicos españoles -y cuya base de acción se debe al romero- puede actuar y prevenir sobre los síntomas que provoca la menopausia antes, durante y después de haberse desarrollado este proceso vital en todas y cada una de las mujeres. De esta forma, se logra frenar la inflamación, el estrés oxidativo y el déficit de estrógenos.

El romero, por tanto, junto a los otros compuestos utilizados para la fabricación de este producto puede suponer, en el corto plazo, una salida viable a toda la sintomatología que viene estando asociada al proceso de la menopausia. Nos podemos olvidar, si su puesta en marcha consigue ser un éxito, de anomalías como dolores de cabeza, palpitaciones, alteraciones en el sueño, bochorno y transiciones rápidas de calor intenso a escalofríos o viceversa.