El incordio de la menstruación para el deporte: cómo hacer ejercicio con la regla

Beatriz Iznaola

Durante la pre-menstruación y durante los días de después es normal que nos sintamos más cansadas y fatigadas, esto se relaciona directamente con las hormonas sexuales femeninas: los estrógenos y la progesterona. Por este motivo, generalmente, hacer deporte nos resulta mucho más complicado de lo habitual. Además de tener que estar pendientes del cansancio propio de estos días,  tenemos que estar atentas a la higiene personal que en estos días es más importante todavía. Pero la menstruación no nos puede impedir practicar deporte, en muchas ocasiones es más que recomendable realizarlo. 

La menstruación y el deporte

El deporte causa en nuestro organismo distintas particularidades relacionadas con el ciclo menstrual. Las niñas deportistas se ven retrasadas en la menstruación, ya que el deporte puede causar retraso de la primera menstruación. Hasta los 16 años entra dentro de lo normal, si después de esta edad aún no ha aparecido entocnes hay que acudir al médico. Lo mismo ocurre al contrario, es decir, puede prolongar la menstruación bastante en su etapa final, en la pre-menopausia. Además, el deporte puede disminuir el dolor fuerte y puede regular el ciclo menstrual. También influye en la cantidad, haciéndolo mucho menos abundante. 

La progesterona influye en el desarrollo de las glándulas mamarias y prepara el útero para la implantación del óvulo. En las fases en las que hay gran cantidad de esta hormona no es muy aconsejable hacer deporte. Es una hormona catabólica que perjudica bastante al rendimiento físico. Durante la fase premenstrual es cuando más alto está el nivel de progesterona, por eso nos encontramos muy cansadas. En esta fase es más recomendable realizar deporte moderado. En la fase que existe mayor rendimiento es en la post-menstrual, lo que se relaciona directamente con los niveles de estrógenos en este momento. 

Aparte del cansancio y de los dolores, cuando practicamos deporte teniendo la menstruación estaremos preocupadas por poder manchar la ropa sin darnos cuenta. Por esto es muy importante que usemos bien los productos propios como los támpax y las compresas, sabiendo cuándo utilizar cada uno.