Qué es la progesterona en la menstruación

María José Roldán Prieto

La progesterona es una de las hormonas sexuales femeninas. Funciona en el cuerpo para equilibrar los efectos de los estrógenos y se refiere a menudo como la hormona relajante. La progesterona se produce después de la ovulación por el cuerpo lúteo y domina la segunda mitad del ciclo –la fase lútea-. El trabajo principal de la progesterona es controlar la acumulación de las paredes del útero para ayudar a madurar y a mantener el revestimiento del útero si hubiera un embarazo. Si no hay embarazo, entonces los niveles de progesterona caen y el revestimiento del útero es liberado, comenzando de este modo el ciclo menstrual, con los coágulos de sangre normales en tu regla.

La progesterona y la menstruación

La progesterona es especialmente importante en los años reproductivos, ya que si no tienes suficiente progesterona es posible que puedas tener dificultades para poder concebir un bebé. Cada mes, cuando uno de tus ovarios libera un óvulo los niveles de progesterona aumentan ya que ayuda al útero a espesar a la espera de recibir un óvulo fecundado, pero si las paredes no son lo suficientemente gruesas, no se produce la implantación.

Para quedarte embarazada necesitarás la progesterona para mantener el útero en condiciones hasta que nazca tu bebé. Pero si tienes los niveles de progesterona demasiado bajos, entonces el útero no podrá ser capaz de llevar el embarazo a término. Cuando hay niveles bajos de progesterona durante el embarazo puede indicar: toxemia, embarazo ectópico o incluso que puede haber peligro de muerte fetal o de aborto involuntario.

Para las mujeres que no están embarazadas, tener niveles bajos de progesterona puede causar un sangrado uterino anormal. Los períodos irregulares o las reglas ausentes pueden indicar también que el funcionamiento de los ovarios no es correcto o que hay niveles bajos de progesterona. Cuando hay niveles bajos de progesterona, será necesario acudir al ginecólogo para que te haga las pruebas pertinentes y que te recete progesterona en pastillas en caso de que sea necesario de que las tomes para tener una buena salud. Además, tendrás que seguir las instrucciones de tu médico para tomarlas.

Si no quisieras tomar progesterona y si sí la necesitases, el estrógeno podría convertirse en la hormona dominante con las siguientes consecuencias: aumento de peso, disminución del deseo sexual, cambios de humor, depresión, sangrado abundante en la regla, fibromas, endometriosis, problemas de la vesícula biliar, disfunción de la tiroides, etc.