Heridas en los pies con los zapatos: adiós dolor

María José Roldán Prieto

Heridas en los pies por los zapatos

Seguro que alguna vez en tu vida te has puesto unos nuevos zapatos emocionada porque son preciosos pero al poco de tenerlos puestos decidiste quitártelos porque estabas pagando un alto precio, ¡te habían hecho heridas en los pies! Sin duda es muy molesto ponerse zapatos que hacen heridas y habitualmente esos zapatos suelen quedar metidos en la caja sin utilizarlos nunca. Pero esto no tiene que ser así nunca más, debes aprender algunas formas de evitar las heridas en los pies con los zapatos, ¡y así dejarás de sufrir innecesariamente! Aprende a tener mejor cuidado de tus pies teniendo en cuenta tus zapatos.

Evita las heridas en los pies por los zapatos

- Compra el calzado de tu talla. Lo primero que deberás tener en cuenta es comprar un calzado que sea de tu talla. Parece que algo ridículo o incluso obvio, pero hay personas que les encanta un zapato pero si no hay de su talla se lo compran una talla más grande y les añaden plantillas, esta solución nunca será adecuada.

- Compra un zapato cómodo y transpirable. Si te compras los zapatos de tu talla deberás asegurarte que también es un zapato cómodo, esto quiere decir que en el momento de probártelo en la tienda deberás sentir que tu pie está bien acogido por las texturas y que no hay ninguna parte del zapato que pueda causarte roces en la piel.

- Escucha a tu cuerpo. Es posible que cuando te pongas unos zapatos éstos empiecen a hacerte daño rápidamente. Si esto ocurre deberás darte cuenta de ello y ponerte tiritas para evitar que las heridas se hagan más grandes.

- Evita zapatos que puedan hacerte rozaduras. Existe calzado que pueden hacerte rozaduras fácilmente en los pies como las chanclas de material duro, los zapatos que tienen un material duro en la zona de meter el pie, etc. Es necesario que cuando te compres unos zapatos te fijes que el material es de buena calidad y flexible.

- Compra zapatos de calidad. Es mejor tener sólo un par de zapatos que sean de buena calidad y que además de durarte tiempo te proporcionen confort a los pies, que tener muchos zapatos de baja calidad y que al final del día te duelan los pies a causa de las heridas que te han proporcionado.