Tengo los pies muy secos: ¡hay esperanza!

María José Roldán Prieto

No importa si hace frío o si es verano, puedes tener los pies agrietados durante todo el año, aunque en invierno es posible que la cosa empeore. Los pies secos con talones agrietados es una molestia frecuente que preocupa a muchas mujeres -y hombres- ya que si los pies secos empiezan a tener fisuras demasiado profundas pueden causar sangrados, infecciones y dolores al estar de pie o al caminar.

Los pies secos pueden ser causados por el frío, la calefacción de los hogares, los zapatos que no son adecuados para los pies, cuidado indebido de los pies, estar de pie todo el día, caminar o correr en exceso. Este es un problema muy común y por eso es necesario encontrar las soluciones lo antes posible.

Soluciones para los pies secos

- Evita unos zapatos inadecuados. Si unas unos zapatos o botas demasiado grandes hará que exista cierta fricción por lo que podrían salirte callos que se convertirán en superficies secas en tus talones. Asegúrate de usar zapatos y botas del tamaño adecuado para tus pies, tus talones no deberán moverse y tus dedos deberán tener espacio para moverse.

- Lava tus pies todos los días con agua tibia y jabón. No uses agua caliente porque seca tu piel y además es perjudicial para cualquier persona que tenga problemas de circulación en los pies.

- Exfolia tus pies. Sobre todo los talones secos, puedes usar una toallita, una piedra pómez, una esponja dura y frotar la piel con suavidad para que se desprenda la piel muerta y puedas tener los pies mucho más suaves y con un aspecto rejuvenecido.

- Seca bien tus pies. Siempre que te laves los pies deberás asegurarte que los estás secando correctamente. Seca con minuciosidad entre los dedos para evitar que bacterias y hongos prosperen en estas zonas, ya que les encanta los lugares oscuros y húmedos.

- Hidrata tus pies cada día. Es necesario que hidrates tus pies todos los días con crema hidratante especial para pies. Pero nunca pongas crema entre los dedos de los pies.

- Remedios caseros. Los remedios caseros también son una buena opción para tener en cuenta para solucionar los pies secos. Puedes untar tus pies con aceite de oliva mezclado con, miel, vinagre blanco y zumo de limón. Ponte calcetines de algodón, por la mañana lava tus pies y haz una exfoliación, después sécalos e hidrátalos. Puedes hacer eso una vez por semana.

Puedes leer más artículos similares a Tengo los pies muy secos: ¡hay esperanza!, en la categoría de Pies en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: