Qué hacer cuando los pies se hinchan del frío

María José Roldán Prieto

Cuando hace mucho frío los pies se pueden hinchar porque acumulan líquido en los tejidos y los músculos. En las personas sanas, la hinchazón del pie puede producirse de vez en cuando y se suele resolver de forma espontánea después de descansar, cuidar o de elevar los pies. En ocasiones la inflamación puede ser persistente o severa, puede causar complicaciones como la rigidez, la hinchazón crónica o dolorosa, ulceraciones en la piel, dificultad para caminar, riesgo de infecciones e incluso una disminución de la circulación de la sangre.

La hinchazón de los pies por el frío

Los pies se pueden hinchar por el frío a cualquier edad ya que ocurre por una condición externa a nosotros, por las temperaturas demasiado bajas que en ocasiones puede llevar a la congelación de las extremidades. En niños y en personas mayores puede ocurrir con más frecuencias y con consecuencias peores.

Cuando no tiene nada que ver el frío y existe una inflamación excesiva del pie o de la pierna se llama edema periférico. Este problema también puede suceder a cualquier edad pero es más común en adultos. Las personas mayores también experimentan este problema a causa del desgaste de los músculos y de los vasos sanguíneos, o quizá por otras condiciones médicas como la diabetes. Los atletas que se dedican a actividades con un alto impacto en sus piernas también pueden padecer un edema periférico.

Cuando se tienen los pies hinchados a causa del frío, es necesario tomar algunas medidas inmediatamente como por ejemplo: buscar una fuente de calor rápidamente, mover los pies caminando para evitar que se congelen, masajear los pies para mejorar la circulación, etc.

Si notas que tienes los pies demasiado hinchados por el frío y notas que no es normal cómo los tienes, te duelen o tienes una coloración diferente en las piernas –azulado o morado-, ve inmediatamente a tu centro de salud para que valoren la gravedad y buscar una solución lo antes posible.