Cómo cuidar los pies hinchados en el embarazo

María José Roldán Prieto

Cuando una mujer está embarazada su vientre no es el único que se hincha y es que todo el cuerpo se ve afectado por una hinchazón durante el embarazo a causa de las leyes de la gravedad, pero sobre todo son los pies y los tobillos los que pueden verse más afectados. Es sobre todo a partir de la semana 22 del embarazo cuando una mujer puede empezar a sentir sus pies más hinchados de lo normal, aunque la hinchazón de las extremidades puede variar según la hora del día -se hinchan más por la noche- o por el clima –con calor se hinchan más-.

Esto ocurre porque los fluidos corporales aumentan en la mujer embarazada para nutrir tanto a la mujer como al bebé, pero se acumulan en los tejidos como consecuencia de un aumento del flujo sanguíneo y la presión del útero sobre las venas de la pelvis y la vena cava –la vena que lleva la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón-. Todo hará que una mujer embarazada sienta la hinchazón en los tobillos y en los pies –aunque también en manos y brazos-.

Cómo cuidar los pies hinchados durante el embarazo

- Evita largos períodos de pie o sentada. Si estás mucho rato de pie es necesario que tomes asiento, pero si estás demasiado tiempo sentada, también es necesario que te levantes y des un paseo por lo menos de cinco minutos cada hora que pases sentada.

- Levanta los pies. Si puedes elevar las piernas cuando estés sentada será una forma de conseguir que tus pies no se hinchen demasiado.

- Duerme de lado. Es necesario que duermas del lado izquierdo para mantener tus riñones en buena posición, esto te ayudará a eliminar bien los residuos y a reducir la hinchazón del cuerpo y las extremidades.

- Haz ejercicio. Si estás embarazada y te encuentras bien, hacer un poco de ejercicio como caminar o hacer natación te ayudará a estar menos hinchada y a sentirte mucho mejor.

- Zapatos y calcetines cómodos. Olvida los calcetines o medias demasiado ajustadas y usar zapatillas o zapatos cómodos que te ayuden a tener el pie bien apoyado y cómodo.

- Bebe agua y cuidado con la sal. Es necesario que tomes agua para poder estar bien hidratada y para eliminar el exceso de sodio de tu cuerpo, así evitarás la hinchazón –de 8 a 12 vasos de agua diarios es lo ideal-. Pero además, deberás limitar el consumo de sal ya que sólo retiene líquidos y te hará estar más hinchada.

Puedes leer más artículos similares a Cómo cuidar los pies hinchados en el embarazo, en la categoría de Pies en Diario Femenino.