Clasificación de los hongos de los pies

María José Roldán Prieto

Los hongos de los pies

Nadie está libre de tener hongos en los pies por mucho cuidado que se tenga. Es posible que seas una mujer muy limpia y que pienses que nunca tendrás que pasar por esta molestia, pero nadie está libre de peligro. Puede que con un descuido en tu higiene te salgan hongos porque los has dejado demasiado húmedos en lugar cálido, o es posible que se te hayan contagiado en algún lugar público porque has andando descalza como una piscina o un baño público. Pero, ¿qué tipo de hongos te salen en los pies?

Cómo clasificar los tipos de hongos

Se conocen muchos tipos de hongos pero son algunos pocos los que pueden desarrollarse en el pie de las personas. Una forma de clasificar los tipos de hongos es por el método de contagio. La ruta más común para la infección por hongos es la invasión directa de los tejidos –micosis- de la piel. Cualquier área de la piel puede verse afectada pero la zona del pie suele ser la más frecuente. Pero hay métodos de contagio que deben tenerse en cuenta para poder clasificarlos y también evitarlos y prevenirlos en el futuro: por contagio por usar instalaciones públicas sin precaución, el contacto con animales y personas que pueden contagiar el hongo, por realizar actividades deportivas que faciliten la zona cálida y húmeda en los pies, etc.

Otra forma de clasificar los hongos de los pies es hacerlo a través del tipo de hongo que se encuentra en la piel. De esta forma se sabrá mejor cómo tratarlo y cómo encontrar la solución para evitar las molestias lo antes posible. La infección por hongos en los pies puede ser causado por un contagio directamente en la parte superficial de la piel como la tiña pedís o infección de pie de atleta que pueden presentarse de diferentes formas –ampollas, descamación, picores, enrojecimiento del pie, etc.- o también una infección por hongos en las uñas del pie – onicomicosis- que además de ser difícil de curar puede extenderse por el pie si no se trata a tiempo. Ambos hongos están causados por organismos invasores de tipo parasitario llamados dermatofitos.