Qué hacer para no tener los pies cansados

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Somos conscientes de que no prestamos a nuestros pies los cuidados que necesitan. Ya no se trata únicamente de tener unos pies bonitos, sino que debemos cuidarlos para sentirnos con más energía. Y es que cuando tenemos los pies cansados es inevitable sentirnos agotadas. Sabemos qué hacer para no tener los pies cansados.

Consejos para evitar los pies cansados

La primera recomendación para poder disfrutar de unos pies más bonitos y sanos es prestar más atención a su cuidados. Los pies deben estar limpios, sin heridas, sin infecciones, hidratados y descansados. La pregunta que todas nos hacemos es cómo evitar tener los pies cansados al final del día y, aunque parezca increíble, existe una respuesta.

La principal causa de los pies cansados es el calzado que utilizamos. Los zapatos de tacón, los zapatos demasiado estrechos o los que están elaborados en tejidos sintéticos dañan nuestros pies y son el motivo de que lleguemos a casa con los pies destrozados, con rozaduras, con heridas y con esa sensación de haber tenido aprisionados los pies durante mucho tiempo.

Entre las medidas de urgencia para aliviar los pies doloridos y cansados se encuentra el baño de pies alternando el agua caliente y el agua fría. Si al agua le añadimos un puñado de sal, la sensación será más reconfortante y si echamos al agua una hojas de menta, los pies saldrán de ese baño totalmente refrescados y renovados. Pero como decimos, se trata de una solución de urgencia para cuando los pies están ya maltratados.

Podemos fortalecer nuestros pies para que no se cansen tan fácilmente caminando descalzas por la playa o por el césped. Se trata de un ejercicio sencillo que renueva toda la energía de nuestros pies y nos ayuda a fortalecer la piel reduciendo la aparición de heridas y ampollas en los pies. Y por supuesto, un buen masaje en los pies al final del día es totalmente imprescindible para tener los pies descansados.