Antes de ir a la cama, cuida de tu piel

cara_piel

Muchas veces cae la noche y el sueño nos vence sin habernos ocupado de una correcta higiene del cutis. Que esto suceda un día no tiene mayores consecuencias, pero muchas jornadas sin quitar los residuos de maquillaje, el polvo y otros contaminantes medioambientales, el sudor y los aceites naturales segregados por la piel, así como las células muertas, podrían tener el equivalente a acostarse cada noche sin cepillarse los dientes, con la única diferencia de que las caries dentales duelen y las arrugas no. Nada tan recomendable entonces como dedicarnos cada noche unos minutos frente al espejo.

La primera fase podría ser lavarnos el rostro con abundante y fresca agua. En lugar de jabón, censurado por muchos profesionales de la belleza debido a su alcalinidad y a que tiende a resecar la piel, es recomendable emplear una crema o loción limpiadora que se adecue a los diferentes tipos de piel.

Limpiadores cremosos y gelatinosos para la piel

Muchas de las marcas más prestigiosas como Lancome, Aveda, Clarins, Avon, Pevonia y otras, poseen una amplia gama de productos, y en casi todas, los limpiadores para pieles secas, sensitivas o maduras son de consistencia cremosa, mientras que los recomendados para pieles grasas son gelatinosos.

Se deben evitar los productos que empleen fragancias fuertes, generalmente asociadas a productos químicos que pueden erosionar o manchar el cutis. Favorables, en cambio, son los aromatizados con esencias naturales como pueden ser el agua de rosas, de violetas o de camomila.

Cuidado también con las sustancias limpiadoras que contengan alcohol (reseca la piel), aceite mineral (tupe los poros) y colorantes, pues tras la apariencia atractiva, se esconden materias primas que podrían ser perjudiciales a largo plazo.

Baño de vapor para quitar los puntos negros


Si a pesar de realizar con rigor la limpieza nocturna de la piel, aparecen unos antiestéticos puntos negros, no hay por qué angustiarte. No son un enemigo invencible y aquí te van algunas armas para combatirlos.

Después de emplear la crema limpiadora, como hemos recomendado en otros artículos, puedes dejar que el vapor de un agua que hayas puesto a hervir previamente, (si lo prefieres puedes haberle añadido manzanilla) te inunde el rostro por unos 10 minutos aproximadamente, provocando la relajación de los músculos faciales y la apertura de los poros, efecto que puedes aprovechar para quitar los puntos negros cuidando de no lastimarte el cutis con las uñas ni apretar en las zonas donde tienes barros o espinillas.

Para concentrar el vapor sobre el rostro, es aconsejable usar una toalla o paño sobre la cabeza, de manera que el escape se reduzca al mínimo.

Puedes cerrar la sesión aplicando un tónico que desinfecte y cierre los poros, un exfoliante de tu gusto, una mascarilla, y una crema hidratante que restablezca el equilibrio cutáneo natural.

Rosa Mañas  •  sábado, 2 de enero de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

    Los problemas más comunes (y odiados) de nuestra piel

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x