Aceites esenciales para cura y masaje

Muchas de las propiedades de los aceites esenciales están todavía en estudio debido a la gran cantidad de sustancias químicas que los componen. Pero ya se habla con certeza de la acción antibacteriana, antiséptica y antiparasitaria de algunos de ellos.

El poder de penetración cutánea de los aceites es elevado, por lo que son efectivos en baños y masajes, cuidando siempre de diluirlos correctamente, ya sea en agua o en otro aceite y no aplicándolo nunca directamente sobre la piel. Se ha verificado además que se eliminan a través de los pulmones y los riñones, por lo que sus efectos llegan también a estos órganos.

Algunos de esos aceites estimulan las secreciones gástricas y salivares, contribuyendo a la digestión y entre ellos podemos citar el de manzanilla, conocido antiespasmódico; el de romero, que favorece el flujo de la bilis al intestino, y el de menta que combate los molestos gases. En estos casos, las fricciones en la zona abdominal resultan muy efectivas.

Las inhalaciones y los masajes en el tórax con eucalipto, tomillo, lavanda y orégano tienen acción expectorante, fluidifican las secreciones bronquiales y favorecen su eliminación. Ellos son espasmódicos y antisépticos.

Los de manzanilla y geranio, en cambio, se pueden emplear para masajear la zona sacro lumbar y ayudan a disolver los cálculos urinarios.

Algunas esencias estimulan el sistema nervioso –cedro, limón y menta- mientras que otras, como la lavanda y la melisa, la sedan. Unas gotitas bastan para aromatizar y "encantar" el baño diario.

Aceite de cacahuete para masaje

Los masajes suelen ser una terapia destinada a relajar o combatir dolores y malestares, si estos van acompañados de aceites enriquecidos con las esencias a que hemos hecho referencia sus resultados pueden ser muy efectivos.

El aceite de cacahuetes por ejemplo puede ser la base ideal para un aceite que potencie la efectividad de un masaje y lo puedes preparar de la siguiente manera:

Toma tres cucharadas de aceite de cacahuate (maní), y tres gotas de aceite de naranja, de sándalo, de romero y de jazmín. Mézclalos y caliéntalos un poco a baño de María para que se integren. Envásalo en un frasco oscuro y agítalo bien antes de usarlo para darte fricciones relajantes.

Aceite de hierbas para masajes

Los aceites para masajes tienen la virtud de aromatizar, relajar, facilitar el deslizamiento de las manos. Además transfiere sus propiedades curativas al organismo receptor. A continuación te propongo una mezcla interesante de hierbas que seguramente tendrá un efecto positivo sobre tu cuerpo.

En media taza de aceite de nuez, echa la cáscara de un pomelo (toronja) rallada y una cucharada pequeña de romero seco e igual cantidad de albahaca. Si empleas las hierbas frescas, duplica las porciones.

Coloca todos los ingredientes en una cacerola y caliéntala a fuego bajo sin dejar hervir su contenido, ya que no es necesario que la mezcla entre en ebullición. Espera que se enfríe, y guárdala en un frasco de vidrio oscuro con tapa, por no menos de una semana o 10 días antes de usarla.

Luego empléala como lubricante para aplicarte un auto masaje de brazos, piernas y pies.

Rosa Mañas  •  jueves, 29 de octubre de 2009

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x