Cómo combatir la flacidez

Combatir la flacidez

Con el paso de los años la piel va perdiendo elasticidad y firmeza, especialmente en la zona de los glúteos, los brazos y el abdomen. En nuestra lucha incesante contra el envejecimiento, la flacidez es uno de los principales enemigos a combatir y el primer paso para mantener una piel firme es una alimentación sana y equilibrada. Pero la verdad, es que no basta con una buena alimentación y las ayudas que encontramos para combatir la flacidez vienen de la mano de la cirugía estética, las cremas reafirmantes y la práctica de ejercicio físico de forma continuada.

Primeros pasos para combatir la flacidez

El principal factor que desencadena la flacidez es el paso del tiempo, pero además hay otras causas que hacen que nuestra piel vaya perdiendo firmeza, como el tabaco, las exposiciones prolongadas al sol, la vida sedentaria, los continuos cambios de peso o los embarazos, aunque también hay casos en los que se observa una fuerte predisposición genética. Por eso, si queremos estar preparadas conviene empezar a tratar el problema antes de que los signos de la flacidez sean muy evidentes.

Para ello podemos ayudarnos de la cosmética y aplicarnos diariamente una de las muchas cremas reafirmantes que hay en el mercado, con lo que ayudaremos a mantener la elasticidad de la piel y la producción de colágeno. Aunque hay que tener en cuenta que para conseguir que una crema reductora sea eficaz debemos ser constantes en su aplicación. Y no olvides que uno de los gestos obligados si quieres mantener una piel firme y aumentar su resistencia es terminar la ducha diaria con un chorro de agua fría.

Sin duda el paso más importante que debemos dar si queremos retrasar al máximo la aparición de la flacidez es practicar ejercicio físico. No hace falta que te machaques día a día en el gimnasio, porque para mantener la piel firme hay sencillas tablas de ejercicios específicas para las zonas más afectadas por la flacidez que podrás hacer en tu propia casa. Así, conviene centrarse en ejercicios para tonificar los muslos, glúteos, brazos, vientre y busto.

Recurrir a la cirugía estética

Pero cuando la flacidez ha hecho mella en nuestro cuerpo, los resultados más eficaces y rápidos se consiguen gracias a la cirugía estética. Evidentemente, antes de someterte a una cirugía reductora tendrás que evaluar los riesgos que te puede suponer y en todo caso, ponerte en manos de profesionales. Y en el caso de que prefieras un tratamiento reductor menos invasivo, desde la Clínica Opción Médica nos informan de una novedosa técnica que consiste en la Radiofrecuencia.

La Radiofrecuencia ofrece la ventaja de unos resultados excepcionales sin correr los riesgos de una cirugía, y se trata de una técnica muy sencilla cuyos efectos reductores pueden permanecer durante años. Mediante unas radiaciones electromagnéticas en movimientos rotatorios se va generando calor en la zona a tratar y se estimula la producción de colágeno. Al actuar desde las capas más profundas de la piel, este tratamiento deja la piel visiblemente más tersa y lisa.

Laura Sánchez  •  lunes, 24 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x