Dieta para una piel joven, hidratada y radiante

 dieta para mejorar la piel

El cuidado de nuestra piel es el objetivo principal de cualquier mujer y para ello no dudamos en llenar nuestros estantes de lo último en cosmética. Las mejores cremas, las mascarillas más ecológicas, lociones hidratantes, cremas antiarrugas, hidratantes, nutritivas, regeneradoras... Un sinfín de posibilidades para mejorar el estado de nuestra piel que en muchas ocasiones no sabemos bien cómo utilizar. Le dedicamos tanto tiempo a los tratamientos estéticos para mantener una piel joven que a veces se nos olvida lo fundamental, una dieta sana.

Una alimentación sana, el mejor aliado de nuestra piel

Efectivamente, el estado de nuestra piel depende en gran parte de nuestra alimentación, porque el cuidado de la piel empieza desde el interior. Una dieta sana y equilibrada es fundamental para el normal funcionamiento de nuestro organismo y eso se refleja en nuestra piel. 

Por su parte, eliminar hábitos perjudiciales como el tabaco, el alcohol o las exposiciones prolongadas al sol es fundamental para lucir una piel radiante, más hidratada y suave. Y es que el mejor tratamiento de belleza es adoptar unos hábitos de vida saludables. Se trata sin duda de la mejor forma de retrasar el envejecimiento y evitarnos costosos tratamientos de cirugía estética. 

Y el primer paso para mantener un aspecto más joven es una dieta equilibrada que nos aporte todas las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita. Algunas vitaminas son especialmente beneficiosas, como la vitamina E, que protege nuestra piel de las agresiones externas y la vitamina A, que tiene una función regeneradora y, por lo tanto, retrasa el envejecimiento de la piel. Por su parte, la vitamina C es un potente antioxidante.

Alimentos que mejoran nuestra piel

Si te estás preguntando cuáles son esos alimentos que tu piel necesita, tienes que saber que la clave está en una dieta equilibrada, pero hay algunos que son especialmente beneficiosos. Las frutas no deben faltar en la alimentación diaria, en especial los cítricos y los frutos rojos, que son excelentes para reforzar el sistema inmunológico.

Los mariscos y el pescado se deben consumir dos o tres veces por semana para notar sus efectos en nuestra piel. Y de obligado consumo son las verduras de hoja verde así como los tomates y los cereales. Las proteínas de la carne también son necesarias para la renovación celular y tampoco deben faltar en tu dieta los lácteos y los huevos.

Las legumbres nos proporcionan el hierro que nuestra piel necesita para tener un aspecto más sano, pero hay un grupo de alimentos cuyos beneficios sobre la piel se perciben a corto plazo. Se trata de las frutas y hortalizas de color anaranjado. Las mandarinas, la calabaza y las zanahorias son el aliado perfecto para combatir el envejecimiento de la piel.

Toma nota de lo que tu piel necesita para mantenerse joven y no olvides que beber una gran cantidad de agua es fundamental para proporcionar a la piel la hidratación que necesita. Si además acompañas esta dieta variada con la práctica habitual de ejercicio físico pronto notarás un mejor aspecto de tu piel.

Laura Sánchez  •  jueves, 18 de octubre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x