Trucos para conservar las espinacas (frescas o cocidas) mucho más tiempo

Alarga la vida de las espinacas con algunos consejos

Laura García
Laura García Periodista

Es el alimento del que nuestro querido personaje Popeye sacaba toda su fuerza ¡y no es para menos! Las espinacas contienen un buen porcentaje de hierro, calcio, vitaminas y minerales. Además de ser una fuente de antioxidantes naturales, disminuir la presión arterial y ayudar en la salud de nuestros huesos. ¡Todo son beneficios! Por ello es importante que estén presentes en nuestra dieta de una forma equilibrada. En su contra tienen que son unas verduras que aguantan muy poco tiempo en la nevera. Es decir, en cuestión de pocos días podemos tenerlas oscuras y estropeadas, por lo que es importante prestar atención a su conservación, para que así no las echemos a perder.

¿Qué trucos debemos tener en cuenta para conservar las espinacas frescas o cocidas mucho más tiempo? En Diario Femenino te contamos algunas técnicas para alargar la vida de esta verdura tan rica como saludable para el organismo. ¡No te lo pierdas! 

Técnicas para conservar las espinacas frescas

La parte de conservación de espinacas frescas empieza directamente en el supermercado o mercado al que vayas a comprarlas:

Presta atención a lo que vas a comprar

El primer paso empieza cuando vayas a comprarlas. Si vas a adquirir las que vienen envasadas en bolsas, debes prestar mucha atención a la fecha de envasado y a la fecha de caducidad (cuanto más tarde, mucho mejor). Si, por el contrario, vas a comprar las espinacas a granel, debes fijarte en que la hoja esté verde y el tallo flexible y fino

2 Elimina la humedad

Las espinacas son un alimento cuya vida es muy corta. Con la humedad enseguida se ponen feas y hay que tirarlas. Por eso, es importante prestar atención a la humedad que tienen. Elimínala con ayuda de un papel de cocina absorbente o un paño.

3 Siempre en frío

Se deben conservar en frío, es decir, la nevera es la mejor opción. Si las vas a guardar en un envase de plástico asegúrate de que no esté mojado o no genere mucha humedad a lo largo de los días. Además, es recomendable que ese plástico tenga agujeros. Otra opción puede ser un recipiente de cristal o una ensaladera.

4 Lávalas en el último momento

Como te hemos indicado en el anterior punto, las espinacas no se deben guardar con humedad. Por eso, debes conservar las espinacas frescas sin lavarlas en la nevera. Lo mejor es que las laves en el momento en el que vayas a consumirlas o cocinarlas. 

¿Cómo conservar espinacas cocidas?

Si queremos que nuestras espinacas nos duren más de semana y media, la mejor forma de conseguirlo es cocinarlas. ¡No te arriesgues a dejarlas frescas y que se te estropeen! Con las espinacas cocidas podrás hacer revueltos, lasañas, acompañamientos, primeros platos… Existen un montón de posibilidades y todas ellas ricas, no te quedes en que las espinacas no saben a nada.

+ Tupper y a la nevera

Si ves que han pasado varios días y las espinacas frescas empiezan a estropearse, elige la receta que más te guste y cocínalas. Esto te permitirá alargar su vida unos días más. Aunque vayas a cocerlas es importante que las laves bien antes, para eliminar cualquier resto de suciedad. Una vez hechas, deja que las espinacas se enfríen y guárdalas en varios tupper.

+ La opción de congelar

Si ves que es demasiada cantidad, algunas de ellas puedes congelarlas. Así conseguirás conservarlas durante varios meses sin problemas. Aunque debes recordar que siempre es mejor consumir la verdura fresca, sin congelar.

Y, por último, un truco. Si ves que tienes problemas de espacio en el congelador, sustituye el tupper por bolsas de plástico. Esto te permitirá ocupar únicamente el espacio que ocupan tus alimentos y, además, adaptar estos a dicho espacio.

Puedes leer más artículos similares a Trucos para conservar las espinacas (frescas o cocidas) mucho más tiempo, en la categoría de Casera en Diario Femenino.