Cómo conservar limones (cortados y sin cortar) para no desperdiciar nada

Qué hacer para no tirar nunca ni un limón más

Laura García
Laura García Periodista

Que levante la mano la persona que no haya tenido medio limón estropeado en la nevera durante, al menos, un mes. Y es que es normal empezar uno y luego no volver a usarlo en algún tiempo. Cuando nos volvemos a acordar de él (normalmente, además, suele estar detrás de alguna lata o algún tupper que nos lo tapa) está arrugado, feo y solo podemos tirarlo. 

Los limones son un esencial en la cocina, pues es necesario para que siempre esté cuando lo necesitamos. Pero tampoco queremos comprar muchos limones y que se estropeen, ¿a que no? A esto se le suma que en algunas ocasiones, cuando tenemos visita, cortamos más rodajas de las que deberíamos y luego sobran. ¿Qué debemos hacer con ellas? ¿Tirarlas? ¡Nada de eso! En Diario Femenino vamos a echarte una mano para que aprendas cómo conservar limones cortados y sin cortar para no desperdiciar nada de ellos. ¡Toma nota! 

¿Cómo conservar limones enteros o sin cortar?

Nada de dejar limones perdidos en la nevera y encontrarlos cuatro meses después irreconocibles por el paso del tiempo, ahora vas a poder comprar a gusto un kilo y conservarlo sin problema durante el tiempo que necesitas. ¿Cómo? Estos son algunos trucos.

+ La nevera

Si eres de las personas que suele dejar los limones a temperatura ambiente es hora de cambiar de hábito. Los que están en un frutero o en un cajón de verduras a una temperatura normal suelen estropearse antes, es decir, está bien si los vamos a consumir pronto. Si la situación es que queremos conservarlos durante un tiempo, la temperatura fría de la nevera ayudará a alargar su vida.

+ En agua

Otro de los trucos más utilizados en el mundo para conservar limones es meterlos en un bol o en un recipiente lleno de agua. Eso sí, lo único que debes tener en cuenta es que necesitarás cambiar el agua diariamente si quieres que te duren varias semanas en perfectas condiciones. 

+ Bolsa hermética

Aislarlos del aire que los oxida es un buen método para evitar que se estropeen. Hazte con una bolsa de plástico con cierre hermético e introduce este alimento en el interior. En este caso es también válido un tupper con cierre de este tipo pero por la fisionomía de los limones quizás sea más sencillo y manejable a la hora de guardarlos una bolsa. De esta manera conseguiremos que nos duren más de un mes.

Trucos para conservar limones recién cortados

Otra de los problemas a la hora de conservar limones nos lo encontramos cuando ya están abiertos y los hemos cortado a la mitad o en más rodajas. Pero no te preocupes porque existen varias técnicas de conservación para que no se te estropeen incluso cuando ya han sido cortados. ¡Mira, mira! 

+ La sal

En primer lugar, si no hemos hecho muchas rodajas y solo tenemos uno o dos cortes, podemos poner sal en la parte de la pulpa para que no se seque. De modo que, cuando vayamos a usarlo, solo tengamos que lavarlo bien o cortar una rodajita fina para eliminar la sal.

+ Aíslalo del aire

Por otra parte, podemos colocar el limón boca abajo en un plato o las rodajas una encima de la otra y poner encima un vaso que las cubra perfectamente. Así evitaremos el contacto con el aire y que se estropee rápidamente.

+ Film de plástico

Otro de los trucos para aislarlos del aire y que no se estropeen rápido es juntar las rodajas y colocarlas un papel en un papel film que las envuelva completamente.

+ Congélalas

Si tienes rodajas sobrantes una buena forma de aprovecharlas es meterlas en el congelador. De esta manera no solo te durarán muchísimo más tiempo sino que las podrás echar frías a las bebidas. Si tienes medios limones puedes aprovechar para cortarlos en rodajas y congelarlas como te acabamos de decir.

Puedes leer más artículos similares a Cómo conservar limones (cortados y sin cortar) para no desperdiciar nada, en la categoría de Sana en Diario Femenino.