Cómo conservar zumos, batidos y smoothies (y que no se vayan las vitaminas)

Aprovecha al máximo todas las propiedades de los zumos naturales

Laura García
Laura García Periodista

 

Aprovechar al máximo los alimentos que tienes en tu cocina es algo básico para tu salud, para tu vida y, por supuesto, para tu bolsillo. Conservar cada uno de los productos que puedes utilizar en más de una ocasión es esencial para tu día a día, para no tener que estar comprando cada poco tiempo el mismo producto porque se te ha echado a perder o porque se ha estropeado. 

¿Qué pasa con los batidos o zumos? ¡Más de lo mismo! Existen algunos truquitos básicos que necesitarías conocer para alargar su vida y su duración. En Diario Femenino vamos a contarte cómo conservar zumos, batidos y smoothies y que no se vayan las vitaminas (si es que es cierto o es un mito eso de las vitaminas...) ¿Te apuntas? ¡Vamos a verlo! 

Por qué deberías hacer zumos de fruta caseros 

Muchas veces tendemos a comprar los zumos envasados de los supermercados porque creemos que es una forma sana y rápida de comer fruta. Incluimos el brick en el desayuno y nos dura durante varios días. Sin embargo, nos olvidamos que el camino más sano y, además, más barato es hacerlo por nosotras mismas.

Piénsalo tan solo un minuto. Escogerás la fruta que quieras (o podrás aprovechar la que se te va a estropear en casa), por lo que la variedad será enorme, el coste será reducido y tan solo te llevará unos minutos prepararlos y dejarlos listos para consumir. Otra de las ventajas es que estás consumiendo un producto 100% natural y reducirás el número de conservantes puesto que los caseros no llevan y los envasados que compras, sí.

Si nos ponemos a pensar en qué pegas podemos encontrar a esto de hacer zumos caseros podríamos sacar dos principales. La primera tiene que ver con la recomendación de toda la vida de "tomar el zumo en el momento porque se le van las vitaminas", por lo que –en este sentido- no podríamos dejar preparados los zumos de unos días para otros. Otra de las pegas podría ser –en esa misma línea- la conservación de estos, así como de batidos o smoothies. 

Al zumo se le van las vitaminas: ¿verdad o mentira?

Hay ciertos alimentos que pueden perder sus propiedades con el paso del tiempo, y eso es totalmente cierto. Sin embargo, hace faltan falta dos cosas: por una parte, ese tiempo del que hablamos (y que no sean simplemente unas horas) y, por otra parte, especificar qué tipo de propiedades pueden perder los alimentos. 

Si hablamos de las vitaminas, es decir, ese grupo de nutrientes imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, debemos tener especial cuidado. Se pueden encontrar en muchos alimentos, como frutas y verduras, y suelen ser delicadas y tener una vida limitada. Entonces, ¿es verdad eso de que al zumo se le van las vitaminas recién exprimido? No las verás corriendo en los primeros minutos y la realidad es que es más mito que verdad, aunque sí hay ciertos condicionantes que debemos tener en cuenta

Por ejemplo, la vitamina C (la del zumo de naranja) es una de las más sensibles y de las que más rápido se oxidan al estar en contacto con el oxígeno, pero aún así es necesario tiempo para que eso suceda (y no solo unos minutos). En este sentido, hay tres variables que se deben tener en cuenta para ayudar a que las vitaminas no se escapen: la temperatura, la luz y la oxidación. Si se controlan, estaremos ayudando a que el zumo conserve mejor sus propiedades. 

Por poner un ejemplo, haría falta calentar el zumo a más de 100º para que las vitaminas se redujeran o sería necesario dejar pasar más de 12 horas para que el zumo tan solo empezara a tener cierta modificación. Por este motivo, es aconsejable conservarlo de forma hermética, en un recipiente en el que no le incida mucho la luz solar y de forma refrigerada. Pero debemos quitarnos de la cabeza que por dejar el zumo durante media hora en la encimera de la cocina, nos lo tomaremos sin ninguna vitamina, pues no es real. 

Consejos para conservar zumos, batidos y smoothies

Ahora que estamos convencidos de que la preparación de zumos, batidos y smoothies es mejor si es casera y, además, será una forma sana, nutritiva y barata de merendar o desayunar. ¡Vamos a ver cómo podemos conservar estas bebidas! Tener presentes ciertos consejos para saber cómo podemos alargar su vida, sin renunciar a sus propiedades, al sabor y a la calidad.

+ Presta atención a la fruta que utilices

Para que los zumos duren más, el primer paso es prestar atención al ingrediente principal: la fruta. Es importante que sea de temporada y que esté madura. Esto nos permitirá dos cosas, por una parte obtener el mejor sabor y, por otra, tener gran cantidad de zumo.

+ Añade un toque cítrico

Si el zumo te lo permite, añadir un toque de limón te permitirá tener conservantes de forma natural. El limón bajará el pH, un responsable de la aceleración de la oxidación que puede llegar a hacer que el zumo se estropee, por lo que añadirlo será una forma natural de retrasarlo.

+ Utiliza fruta fría

Cuando la fruta está a temperatura ambiente se puede oxidar, si tenemos las piezas de fruta por debajo de la temperatura normal, conseguiremos frenar un poco esta actividad y retrasar el momento de oxidación de la fruta. Otro de los elementos que fomentan la oxidación es la pulpa, por lo que será preferible colarla y conservar el zumo si pulpa si queremos retrasar este momento.

+ En el caso de los smoothies, la fruta puede estar congelada

En lugar de añadir hielo picado (que podría ser una opción a la hora de hacer smoothies), utiliza la propia fruta para ponerle un toque de frío. Teniendo la fruta congelada alargarás su vida, conservando prácticamente intactas sus propiedades durante mucho más tiempo. Además, podrás preparar la bebida con los ingredientes que quieras cuando quieras. Solo necesitarás sacarlas un rato antes para que se descongelen lo suficiente como para poder batirlo.

+ Consérvalos en la nevera en un recipiente de cristal

La mejor opción para conservar el zumo es en un recipiente cuyo cierre sea hermético. Esto permitirá que no haya un contacto directo con el oxígeno y que se produzca una aceleración en la oxidación. Además, la temperatura de la nevera ayudará a conservarlo mejor que si lo tenemos a temperatura ambiente. Por último, si podemos elegir, es preferible que el recipiente hermético del que hablamos sea de cristal (mejor que plástico) y oscuro. 

+ Congela los smoothies

Si estás preparando smoothies, puedes dividirlos en bebidas individuales y congelarlos así. Es una manera de que te duren muchísimo y de tenerlos preparados para cuando quieras tomarlos. Eso sí, acuérdate de sacarlos el congelador a tiempo para dejar que se derritan un poco (no hace falta mucho tiempo, puesto que el smoothie se toma frío y puede contener trocitos de hielo). Cuando esté a punto pasa la batidora o revuelve con una cuchara para mezclar bien todos los ingredientes.

+ Congela los batidos hechos

Una vez hecha la mezcla del zumo o de los batidos podemos repartirla en vasos o recipientes individuales para meterlo al congelador directamente. Así la duración de estas bebidas será mucho más larga que si la conservamos en la nevera. Cuando queramos consumirlos, simplemente debemos sacar el vaso individual y dejarlo a temperatura ambiente. 

Ahora ya no hay excusa. Ya tienes todos los trucos para preparar tus batidos, sumos y smoothies caseros y 100% naturales. 

Puedes leer más artículos similares a Cómo conservar zumos, batidos y smoothies (y que no se vayan las vitaminas), en la categoría de Bebidas en Diario Femenino.