Dulce de membrillo: cómo prepararlo y conservarlo (para comerlo cuando quieras)

Consejos para que tu dulce de membrillo casero no se estropee

Tamara Sánchez

Cómo preparar y conservar el dulce de membrillo en casa

El membrillo es un fruto procedente de un árbol de pequeño tamaño denominado membrillero, de la familia de las rosáceas. Este árbol suele crecer en climas fríos y templados y tiene su origen en la región del Cáucaso, al sudoeste de Asia. A España llegó procedente de Grecia y desde ahí se exportó a América.

Curiosamente, el membrillo es una de las frutas más bajas en azúcares, pero lo cierto es que la mayor parte de las veces suele consumirse en forma de ‘dulce de membrillo’.

Si eres tan fan del dulce de membrillo como nosotras, has ido a parar al artículo adecuado ya que a continuación vamos a contarte cómo preparar un delicioso dulce de membrillo casero y cómo conservarlo para que te aguante mucho más tiempo en la nevera y puedas comerlo cuando más te apetezca.

Pero eso no es todo. Estate muy atenta porque también vamos a darte las claves para saber si un membrillo está maduro y vamos a contarte cómo elegir los mejores membrillos de la frutería y cuál es su tiempo aproximado de duración antes de que se estropeen.

¿Preparada? ¡A disfrutar con el membrillo!

Trucos para saber si un membrillo está maduro y elegir los mejores de la frutería

La recolección de los membrillos suele tener lugar entre septiembre y enero, es decir, durante los meses más fríos. ¿Conclusión? Si quieres conseguir buenos membrillos en la frutería lo mejor es que vayas a comprarlos en esta época del año.

Una vez que estés en la frutería, ¿cómo saber si un membrillo está maduro? Muy fácil. Tendrás que fijarte principalmente en su color. Un color amarillo y dorado brillante es síntoma de que está maduro y listo para comer, sin embargo un color verde nos indicaría todo lo contrario.

Otro punto a tener en cuenta es el olor. El membrillo es una fruta carnosa e increíblemente aromática y cuando está madura suele desprender un intenso y rico olor.

También puedes fijarte en la apariencia. A la hora de comprar el membrillo, debes decantarte por aquellos que no tengan ningún tipo de magulladura y sean blandos al tacto. Si el membrillo tiene algún tipo de manchas en la piel, significa que está demasiado maduro y su consumo debe ser inmediato (estos últimos son buenos si lo que quieres es elaborar dulce de membrillo, pero no debes dejar pasar muchos días para hacerlo si no quieres que se estropeen rápidamente).

¿Cuánto tiempo dura el membrillo sin estropearse?

Duración y maduración de los membrillos

Una vez recolectado, el membrillo tiene una capacidad de duración de hasta tres meses. Lo más habitual es comprarlos verdes (a no ser que quieras consumirlos ese mismo día) y dejar que se vayan madurando a temperatura ambiente.

Como se trata de una fruta que no podrás comprar en cualquier época de año, lo que nosotras te recomendamos (si te encanta y no puedes esperar a que llegue la próxima temporada para comerlos) es que compres unos cuantos que estén verdes y los conserves en tu casa. ¿Cómo? Tienes varias opciones:

+ En la nevera: puedes envolverlos individualmente en papel de aluminio o film transparente y guardarlos en el frigorífico. De esta forma, aguantarán sin estropearse unas tres semanas aproximadamente.

+ En el congelador: puedes recurrir a congelarlos, pero para ello antes tendrás que pelarlos, limpiarlos, cortarlos y rociarlos con un poco de zumo de limón para que no se oxiden

Y ahora que ya sabes cómo conservar tus membrillos, estás lista para elaborar el mejor dulce de membrillo casero del mundo. Te chuparás los dedos con la siguiente receta, te lo prometemos.

Receta para preparar el mejor dulce de membrillo casero del mundo

Receta para preparar un dulce de membrillo casero

Papara preparar un riquísimo dulce de membrillo casero necesitarás los siguientes ingredientes:

+ Un kilo de membrillos.

+ Un kilo de azúcar (aproximadamente) Puedes utilizar azúcar moreno si lo prefieres.

+ Zumo de limón (opcional).

+ Un chorrito de vino blanco (opcional).

Elaboración paso a paso:

1 Lava y frota muy bien los membrillos bajo el grifo de agua.

2 Córtalos en cubos retirando las semillas y el corazón. No es necesario que les quites la piel. A continuación, colócalos en una olla y cúbrelos con agua.

3 Llévalos a ebullición y, a partir de ahí, déjalos que se cocinen a fuego fuerte durante al menos diez minutos (si se trata de membrillos que todavía no están muy maduros, lo más probable es que necesites tenerlos al fuego un poquito más de tiempo). Lo importante es que los retires cuando veas que están lo suficientemente blandos.

4 Escurre el agua de la olla y coloca en el vaso de la batidora la masa reblandecida restante. Después, bate hasta conseguir un puré homogéneo.

5 Una vez que tengas este puré, ponlo en un cazo y cocínalo a fuego lento (una llama bajita). Añade el azúcar y remueve sin parar para que no se pegue. Deja que el azúcar se mezcle bien con la masa del membrillo. Este proceso debe durar aproximadamente quince minutos.

6 Agrega el zumo de limón o el chorrito de vino blanco (si quieres) y déjalo al fuego dos minutos más. Lo que conseguirás añadiendo el vino o el limón es restarle un poco de dulzor al membrillo.

7 Una vez que el membrillo esté cocinado, solo te quedará ponerlo a enfriar en un molde a temperatura ambiente y, una vez frío, meterlo en la nevera. Déjalo unas dos o tres horas y ¡a disfrutar!

Otros usos del membrillo en la cocina

La fruta del membrillo no se puede consumir por sí sola ya que tiene un sabor muy ácido y una textura bastante áspera. Lo habitual es utilizarlo para elaborar mermeladas, confituras, compotas o dulce de membrillo y acompañar estos con otros productos como el queso fresco o las nueces.

No obstante, el dulce de membrillo (aunque es lo más habitual y conocido) no es la única opción para incluir esta fruta en la cocina. También puede utilizarse para acompañar platos de carne, pescado, ensaladas y en repostería para elaborar multitud de tartas.

Por ejemplo, algo muy típico en Cataluña (España) es el alioli de codony, un producto que se adapta muy bien a las bajas temperaturas de las montañas y que se creó para aprovechar la excesiva producción de membrillo. El alioli de codony se suele comer untado en rebanadas de pan o como acompañamiento de carne, pescado, arroz o pasta.

Otros platos famosos internacionales con membrillo son el tajín típico de la cocina magrebí, el cotignac francés, las pastafrolas (una tarta típica de la gastronomía argentina y uruguaya) y la pasta de membrillo inglesa para elaborar los budines.

Consejos para conservar el dulce de membrillo más tiempo

Tips para conservar el dulce de membrillo mucho tiempo

Te hemos hablado de cómo conservar el membrillo, pero si lo has utilizado para elaborar dulce de membrillo, entonces te interesará saber cómo preservar este último para que aguante varios días y poder disfrutar de su exquisito sabor cuando más te apetezca.

El membrillo se caracteriza porque dura mucho tiempo sin alterar su sabor y textura. Si lo conservas adecuadamente puede llegar a durar hasta un año. Atenta a estos consejos:

+ Congélalo: una vez que lo elabores, corta el dulce de membrillo en trozos (del tamaño que desees) y colócalos en bolsas aptas para congelar. Mete las bolsas en el congelador sin olvidarte de anotar en cada una de ellas la fecha en la que lo estás guardando. De esta manera, podrás saber cuánto tiempo lleva exactamente el membrillo en el congelador y, al haberlo cortado en trozos, podrás ir consumiéndolo poco a poco según te apetezca.

+ Mételo en un tupper dentro de la despensa: introduce el membrillo en el tupper con papel film bien pegado para no dejar pasar el aire, pon la tapa del tupper y guárdalo a temperatura ambiente en la despensa o en el frigorífico

¡Ahora ya no tienes excusa para comer y disfrutar del membrillo! Y recuerda: en Diario Femenino también te enseñamos a conservar otras frutas y verduras como las fresas o los níscalos. ¡No te lo pierdas!