Tips para conservar repollo (en nevera o congelador) que debes conocer

¿Qué hacer para que el repollo te dure semanas sin estropearse?

Laura García
Laura García Periodista

La dieta mediterránea se caracteriza por incluir una gran cantidad y variedad de frutas y verduras a diario. Precisamente, esa característica la configura como una de las mejores dietas que podemos seguir a nivel de salud. Verduras como el repollo son económicas y contienen una cantidad de nutrientes con numerosos beneficios para nuestro organismo. El repollo tiene un alto contenido en vitaminas C y K, ácido fólico, fibra, potasio y magnesio. Además, es un alimento bueno para combatir la hipertensión o el estreñimiento y se suele recomendar también en dietas específicas para reducir el colesterol alto.

Si nos hacemos con esta verdura tendremos que tener conocimiento de cómo conservar repollo de forma que guarde todas sus propiedades (o la mayor parte) hasta el momento de consumirlo. Para ello, tenemos dos principales opciones: conservarlo en fresco en la nevera o congelarlo. ¡Estos son los pasos para hacerlo correctamente!

Cómo conservar el repollo fresco en la nevera 

Por suerte, el repollo es una verdura que nos puede durar fresca en la nevera durante bastante tiempo. Si sabemos escogerlo de forma adecuada, su duración puede extenderse de 15 a 20 días en el frigorífico. Pero, ¿cómo conseguiremos que llegue así hasta el final? Debemos tener en cuenta varias cosas:

+ Elegir un repollo adecuado. Fresco, limpio, sin zonas feas ni moho. Debes tener en cuenta que cuanto más apretadas y blancas sean sus hojas, más fresco será.

+ No sacarlo de su bolsa de plástico o, en caso de estar rota, sustituirla por una bolsa nueva o papel film al llegar a casa.

+ Meterlo en el cajón de las verduras, que tiene la temperatura perfecta para conservarlas. Si no es posible, lo conservaremos en las zonas delanteras del frigorífico. En las traseras tiene más facilidad de estropearse por el frío.

Cómo congelar el repollo para conservarlo

Como siempre te decimos: no hay nada como consumir una verdura fresca. Sin embargo, somos conscientes de que por cantidad y tiempo, muchas veces es inevitable querer congelar cierta parte. ¡Mejor eso a que se nos estropee y haya que tirarlo! Así que si estás pensando en congelar repollo, vamos a ver cuáles serían los pasos para hacerlo de la mejor manera posible:

Para empezar, separaremos las hojas con ayuda de un cuchillo y las lavaremos bien. Mientras lo hacemos, ponemos agua a hervir en una cacerola. Cuando esta esté lista, echamos las hojas y las dejamos hervir durante dos minutos. Tras este paso, meteremos las hojas en un bol con agua fría y hielos. Esto permitirá detener el proceso de cocción.

El siguiente paso será escurrir las hojas y secarlas muy bien. Para ello, podremos ayudarnos de un papel de cocina absorbente que se quede con el exceso de humedad. Por último, simplemente deberemos meter las hojas en una bolsa de congelación o en un tupper. La primera nos da la opción de adaptar nuestro paquete al hueco del congelador. ¡Listo! Podrán durarte allí hasta un año entero.

Para realizar el proceso inverso y descongelarlas, solo debes sacarlas con el tiempo suficiente del congelador. Deja que se descongelen a temperatura ambiente y añádelas a tus sopas, caldos o incluso batidos para darles mucho sabor.

¿Cómo evitar el mal olor al cocinarlo?

El repollo, al igual que otras verduras como coles o coliflor expulsan un olor que puede llegar a ser bastante desagradable. Sin embargo, existen trucos para hacer que ese olor no se extienda prácticamente. Para ello, echaremos en el agua de cocción donde vayamos a hacerla unas gotas de vinagre (una cucharada, aproximadamente) o un chorro de zumo de limón. Tanto el vinagre como el limón actuarán como neutralizadores del olor, impedirán que el olor se extienda por casa y, además, la verdura no absorberá el sabor de ambos.

¿Y tú? ¿Conoces algún otro truco para conservar repollo? ¡Puedes compartirlo con nosotras y con otras lectoras en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Tips para conservar repollo (en nevera o congelador) que debes conocer, en la categoría de Sana en Diario Femenino.