¿Verduras u hortalizas? Descubre (por fin) sus diferencias

Cómo distinguir las verduras de las hortalizas

L.D

Las principales diferencias entre las verduras y las hortalizas

A menudo solemos escuchar esa recomendación que habla de consumir 5 piezas de frutas y verduras al día. Dentro de esta clasificación, hablamos de verduras y hortalizas pero ¿sabes exactamente cuál es la diferencia entre ellas? 

En la categoría de "vegetales" encontramos gran variedad de colores, texturas y valores nutricionales que nos ayudarán a mantener a nuestro cuerpo alimentado de una forma sana. Sin embargo, no está de más conocer qué alimentos se encuentran dentro de la clasificación de verduras y cuáles dentro de la hortalizas, así que ¡vamos a verlo!

Qué son las hortalizas

La Real Academia Española (RAE) define hortaliza como la planta comestible que se cultiva en un huerto. Se trata de plantas con grandes valores nutricionales y muy poco componente calórico, razón fundamental por la que deben formar parte de nuestra alimentación diaria. 

En general, este término se suele referir a cualquier vegetal cultivado que podemos consumir. Las hortalizas suelen clasificarse, además, dependiendo de la parte comestible que sea. Es decir, pueden ser frutos, raíces o semillas, entre otros: 

+ Sus frutos: como el tomate.

+ Sus raíces: como el rábano o la zanahoria.

+ Sus bulbos: como el ajo o la cebolla

+ Sus hojas: como la acelga

+ Sus semillas: como la calabaza.

+ Sus tallos: como el jengibre.

En este amplio grupo podemos encontrar también las legumbres aunque se excluyen frutas y cereales. Además, según sus características, las hortalizas pueden comerse crudas o cocinadas. Eso sí, es muy importante lavarlas antes de consumirlas para eliminar bacterias, bichos o posibles sustancias tóxicas.

¿En qué se diferencian las verduras de las hortalizas?

Qué son las verduras

En este caso, la Real Academia Española define el término como "hortaliza, especialmente la de color verde". Por tanto, las verduras forman parte de las hortalizas. Es decir, es un subgrupo dentro de ellas. Este término hace referencia a las hortalizas con partes verdes.

Si vamos un paso más allá también podríamos considerar verduras a aquellos vegetales con tallos tiernos y hojas comestibles. En este grupo de verduras encontraríamos una excepción. Un alimento que consideramos verdura y que ni es verde ni nos comemos sus hojas: la coliflor

Diferencias entre verduras y hortalizas

Sin duda los términos verduras y hortalizas se han utilizado siempre prácticamente a la par, siendo sinónimos. Sin embargo, aunque a veces se confundan, existen diferencias entre ellos. Vamos a descubrir qué características identifican cada uno de los términos:

+ Cultivados en huerto

Como hemos tratado unas líneas más arriba, queda claro que lo que define a las hortalizas es que están cultivadas en huerto. Por tanto, todos los productos –independientemente del color, forma o tamaño- que se cultiven en él van a ser hortalizas.

+ El color

El término verduras hace referencia a aquellas hortalizas con partes verdes. Por ejemplo, las hojas que pueden ser consumidas crudas o cocinadas como las de las espinacas o la lechuga.

+ ¿Qué se come?

Aquellos vegetales de los que podemos consumir raíces, tallos y frutos estarían clasificados en el término hortalizas, mientras que los alimentos de los que consumimos sus hojas (independientemente del color) estarían clasificados como verduras.

+ Valor nutricional

Por norma general, las verduras suelen contener mucha más cantidad de agua y de fibra que las hortalizas. Tienen, por tanto, mayor valor nutricional que las hortalizas. 

 

Conociendo las diferencias entre unas y otras solo queda saberlas incorporar a tu dieta diaria. Aquí va un consejo: intenta jugar con la variedad y ¡da color a tus platos! Aunque parezca una tontería no lo es en absoluto. El color de las hortalizas revela nutrientes muy diversos, por lo que cuanto más color tenga tu dieta semanal, más cantidad diferente de vitaminas, proteínas y minerales estaremos incorporando a nuestro cuerpo.