Formas increíbles de aprovechar tu vestido de novia después de la boda

Da una segunda oportunidad a tu vestido de novia, se lo merece

Beatriz Martínez

Dime un cosa, ¿qué suelen hacer las novias con su vestido después de la boda? Pues, seguramente, guardarlo en un lugar especial del armario pero, al fin y al cabo, en un lugar del que quizás no vuelva a salir más que para ser lavado. ¿Es verdad eso que dicen que se puede dar una segunda vida al vestido de novia? Pues sí, es verdad. Y en Diario Femenino vamos a contarte las diferentes formas increíbles de aprovechar tu vestido de novia después de la boda una vez que os hayáis convertido en marido y mujer. ¿Empezamos? 

¿Qué vas a hacer con tu vestido de novia después de la boda?

¡Qué pregunta más tonta! ¡Cómo si se pudiera hacer algo más con él que guardarlo en el armario para siempre! Si eres de las que piensa así, que el dress de boda es solo para el día en que una se casa, este post es para ti. Te contamos qué hacer y cómo dar a tu tu vestido de novia después del gran día una segunda oportunidad, créenos, lo complicado va a ser decidirte por una de estas maravillosas ideas.

1 Una sesión de fotos después de la boda de lo más especial

Hay quien llama a esta idea trash the dress, nosotras preferimos llamarlo: 'nueva e improvisada sesión de fotos'. Una vez se ha acabado la boda, el convite y todas esas cosas, tú y tu recién marido, organizáis una sesión un tanto peculiar: en el mar, la montaña, un lago, en mitad de la ciudad, en un parque cualquiera... Él se pone el traje y tú tu vestido de novia.

Si lo prefieres, puedes añadir complementos alocados que poco o nada tengan que ver con una ceremonia clásica. El objetivo, como ya te habrás dado cuenta, es pasárselo en grande, divertirse a más no poder, olvidarse de las muchas cosas que habéis tenido que hacer para preparar la boda y además quedaros con un recuerdo que seguro durará toda la vida.

Si tu vestido de novia no se ha visto muy perjudicado tras la nueva sesión de fotos, puedes hacer con él las cosas que aquí te vamos a contar. ¡Te van a encantar!

2 Transfórmalo, ¿te atreves?

Decimos que si te atreves a transformar tu vestido de novia porque, una vez hayas metido la tijera, nunca a volverá a ser el mismo. Tranquila, siempre te quedarán las fotos y los recuerdos. La idea que te damos es que cortes y recortes para que obtener un nuevo dress, muy bello y que sí te vas a poner en otra ocasión.

Puedes cortar la tela de tal forma que el vestido de novia pase a se un mini dress de encaje o puedes darle forma a la espalda para diseñar el escote a tu gusto. Según sea tu vestido y tu estilo a la hora de vestir podrás pensar en el nuevo diseño. Eso sí, se trata de un modelo solo para lucir en ocasiones especiales, nada de ponérselo una noche de sábado cualquiera. 

3 Tiñe tu vestido de boda y diseña un preciso drees de cóctel

Le haces unos arreglos aquí y allá, quitas cualquier efecto de cola, lo tiñes de un color vivo y ¡tachán! Ya tienes un vestido de cóctel idóneo para lucir más de una vez. Te lo advertimos, que no te extrañe que tus amigas te lo pidan cada dos por tres.

4 ¿Un vestido de novia que pasa a ser una joya?

Si, por ejemplo, te has decantado por la opción de hacer de tu vestido de novia uno de noche y te ha sobrado tela, podrás hacer con esos pedazos una joya de lo más especial. Una pulsera, un collar, un brazalete, un cinturón. Claro está que, a menos que seas súper habilidosa en esta materia, tendrás que contar la ayuda de algún artesano o alguien especialista en este tipo de cosas, aquí no valen las improvisación pues tu plan de reutilizar el dress de boda podría acabar en desastre total, algo para que nada quieres, ¿verdad?

5 ¿Y si lo vendes o lo regalas?

Si eres una novia tradicional, lo de regalar o vender el vestido no va a estar entre tus opciones. Ahora bien, si eres moderna y práctica seguro que esa idea te suela a música celestial, y es que cada vez son más las mujeres que buscan un vestido de boda de segunda mano en una tienda especializada o en Internet, el tuyo sin ir más lejos. No tienes más que poner un anuncio o empezar con el boca oído y en unos días seguro que tu vestido se habrá vendido y tú habrás recuperado parte de tu dinero. ¿A qué es genial? Puedes ahorrar ese dinero, darte un capricho improvisado o comprarte algo de ropa que sí vas a usar más de una vez.

Y hablando de regalar... ¿Y si se lo das a tu hermana o tu mejor amiga? Un detalle que no tiene precio y que hará que se le salte las lágrimas. O mejor aún, lo guardas hasta que tu hija crezca y pueda usarlo. ¿No sería genial que tu hija usase tu vestido el día de su boda? Claro está que para tener esa satisfacción vas a tener que esperar muchos años pero seguro que merece la pena.

6 Guárdalo como oro en paño

Pero no en el fondo del armario donde no podrás verlo ni tú, ponlo en la primera línea de tu vestuario, o mejor aún, enmárcalo y ponlo en medio de tu salón como si del mejor de los cuadros se tratara. No serás la primera que decide poner el vestido dentro de un cuadro y ubicarlo en el lugar más vistoso de la casa. Una opción excelente si tienes un salón grande que os servirá, por otro lado, para recordar las promesas de amor que os hicisteis el día de la boda.

7 Póntelo el día de tu aniversario

¿Qué te parece la idea de ponerte el vestido de tu boda el día de tu aniversario? Y con ello queremos decirte que lo luzcas con la cabeza bien alta ya sea que vais salir a cenar a un restaurante de lujo o a pasar el día tranquilamente en casa. ¿A qué es una idea maravillosa eso de ponerte el vestido de boda una vez al año? Seguro que te vuelves a sentir la princesa tu propio cuento de hadas.

8 Luce tu vestido de novia cuando te apetezca

Igual nos llamas 'locas' pero, ¿a ti nunca te han entrado ganas de ponerte tu vestido de novia cualquier día? Así porque sí, sin avisar y solo para verte bella y sentirte especial. Con maquillaje y peinado incluido. Ya tienes otro uso para tu vestido de novia que seguro se convierte en tu preferido. Por cierto, te lo puedes poner para ti y también para sorprender a tu marido, ¿te imaginas que llega a casa y te ve cómodamente sentada en el sofá con tu vestido de novia puesto? ¡Se va a quedar con la boca abierta!

¿Y tú? ¿Qué vas hacer con tu vestido de novia? Escoge la opción que más te guste siempre y cuando no sea la de olvidarlo en el fondo del armario.

Puedes leer más artículos similares a Formas increíbles de aprovechar tu vestido de novia después de la boda, en la categoría de Novias en Diario Femenino.