Soñar que te come un tiburón: cuidado con la baja autoestima

Los tiburones en sueños te advierten de ciertos peligros

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El significado de soñar que te come un tiburón

Algunos sueños con animales pueden ser una auténtica pesadilla, pero todos ellos tienen un mensaje importante que debes conocer. Es el caso de soñar que te come un tiburón, un sueño con muy pocas posibilidades de que se convierta en realidad pero que puede ser una perfecta metáfora de tu momento vital. Descubre en nuestro diccionario de sueños qué significa soñar que un tiburón te come. 

Da miedo soñar que te come un tiburón

Tal vez estabas navegando en un velero por el mar o puede que estuvieras dándote un baño tranquilo en la playa como tanto te gusta. El sueño debería llegar cargado de bienestar, pero de repente se transforma en una pesadilla. Un tiburón aparece, luchas por escapar pero no lo consigues y al final, el animal te come. En tu sueño has acabado en las tripas de un tiburón.

1 Lo lógico es que te preguntes por el significado de este sueño tan terrible, aunque seguro que algo intuyes. Cuando sueñas que te come un tiburón no ocurre como con otros sueños desgraciados en los que temes una premonición o que se hagan realidad. No, tú ya sabes que no te va a comer un tiburón, pero también sabes que estás en peligro.

2 El peligro del que te advierte este sueño en el que salen tiburones está relacionado tanto con tu vida laboral como con tu vida personal y se basa en un problema de autoestima en el que te sientes pequeña y poco válida. Tan incapaz y tan débil que todo el mundo te avasalla y sientes como si te comieran, ¿verdad? Tu jefe, tus compañeros, tu familia, tu pareja... todos se aprovechan de ti.

3 No te tomes esta interpretación negativa de tu sueño como algo inevitable. Siempre estás a tiempo de cambiar y más ahora que sabes lo que ocurre. La vida te supera y tu baja autoestima te está colocando en una posición vital desde la que es imposible ser feliz. No hace falta que te conviertas tú en un tiburón, pero procura no ser ese pez pequeño que acaba en las tripas del grande.