'Siempre tengo sueño': cómo evitar la somnolencia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La somnolencia puede aparecer por muchas causas y, aunque generalmente no se trata de un problema grave, una excesiva somnolencia durante el día puede ocasionar algunos problemas de salud como fatiga, agotamiento y falta de concentración, pero sobre todo, accidentes laborales y en la carretera. Por eso es importante evitar la somnolencia y mantenernos despiertas. Obviamente, el principal desencadenante de esa sensación de fatiga durante el día es una mala calidad del sueño.

Causas de la somnolencia

Si durante el día sientes que tienes mucho sueño, estás agotada, te cuesta concentrarte y apenas puedes mantener los ojos abiertos, puede deberse a alguno de los trastornos del sueño. Los más frecuentes son la apnea del sueño, el insomnio y la narcolepsia, que aunque son enfermedades muy diferentes, el resultado es el mismo: una mala calidad del sueño que te impide descansar correctamente.

Aunque la verdad es que la falta de sueño puede deberse a muchas causas. A veces está relacionado con algún problema del corazón, con la obesidad o con la diabetes, pero también con estados depresivos, con la ansiedad y con el estrés. También hay medicamentos que causan somnolencia y hay estudios que demuestran que el exceso de calcio y la deficiencia de vitamina D pueden provocarla.

De esta forma, el tratamiento para paliar la somnolencia diurna variará según la causa, por lo que se hace necesario consultar al médico y realizar las pruebas necesarias, como análisis de sangre y de orina. En cualquier caso, el primer paso es admitir que dormir bien es fundamental para nuestra salud y empezar a mantener unos hábitos de vida que nos permitan mejorar la calidad de nuestro sueño.

Cómo evitar la somnolencia

Ya sabemos que para mantener a raya los trastornos del sueño más habituales tenemos que evitar las bebidas estimulantes a última hora de la tarde, que hay alimentos que nos ayudan a dormir mejor, que tenemos que aprender a relajarnos y dejar los problemas fuera de la cama, que un poco de ejercicio físico favorece el descanso y que llevar un horario de sueño regular es el mejor antídoto contra el insomnio.

Pero además hay algunos trucos que pueden ayudarnos a mantenernos despiertas cuando aparece la somnolencia durante el día. Dicen que lavarse los dientes a menudo despeja, igual que lavarse frecuentemente las manos, incidiendo especialmente en la zona de las muñecas. Echarnos un poco de agua fría en el rostro, no sólo ayuda a mantenernos despiertas, sino que además mantiene la piel más tersa. Otro truco que dicen que funciona es tirar del lóbulo de la oreja, aunque la mejor solución para no dormirnos y prestar atención estar en buena compañía.

Ten en cuenta que las comidas copiosas favorecen la aparición de la somnolencia, así que ahora ya tienes una razón más para comer menos cantidad. Y el aburrimiento es el peor enemigo de la capacidad de concentración, así que procura hacer cosas que te llenen para poder mantener la atención, estar entretenida y mantener alejada esa sensación de sueño.