¿Cuánto tiempo puede durar una gastroenteritis?

La duración media de esta infección varía de unas personas a otras

Laura D

 ¿Cuánto dura una gastroenteritis?

La gastroenteritis es una inflamación en las mucosas del estómago y del intestino causada por una infección que tiene como síntoma principal la diarrea. Sin embargo, este no es el único síntoma que sentiremos si la padecemos, puesto que normalmente viene acompañada de malestar, debilidad, vómitos, dolor de estómago y pérdida de apetito. Además, en una gastroenteritis aguda es normal que también aparezca fiebre y dolor muscular.

Contagiarnos de gastroenteritis es relativamente sencillo debido a que podemos enfermar simplemente llevándonos las manos sucias (con bacterias) a la boca o tomando alimentos y bebidas en las que dichas bacterias también se encuentren presentes. También es posible que algunas personas la contraigan porque su cuerpo esté debilitado por estrés o un ritmo de vida más agitado de lo normal.

Evitar sufrir una gastroenteritis es bastante difícil puesto que, como veis, podemos encontrarla en muchos sitios y, además, es altamente contagiosa entre personas, tanto en el caso de los niños con en el de los adultos. Sin embargo, podremos esquivar una parte de ese riesgo si llevamos una higiene rigurosa que pase por lavarnos las manos a menudo y, sobre todo, cuando vayamos a comer. También es importante que tengamos presente el no beber agua de fuentes desconocidas.

Y dicho esto nos preguntamos: En el caso de padecerla, ¿cuánto tiempo dura una gastroenteritis? En este artículo encontrarás la respuesta.

¿Cuánto dura una gastroenteritis?

Duración de la gastroenteritis

El tiempo de duración de esta infección es relativo. Si nos basamos en la media y teniendo en cuenta que la persona que la sufre es adulta, desde que se detecta que está enferma los síntomas deben empezar a remitir poco a poco a los dos días. Además, pueden remitir por completo a los cuatro días. Es importante reponer líquidos, tomar mucho agua, sopas y caldos (o suero) para no deshidratarse y llevar una dieta blanda porque nuestro estómago estará débil.

En caso contrario, si no notamos mejoría, es importante acudir al médico para que te realice las pruebas necesarias. Seguramente, te recetará un antibiótico o medicamento para remitirla, consiguiendo así que aminoren o disminuyan las evacuaciones, y volvamos a sentirnos bien nuevamente. Los días de duración dependerán de la capacidad que tenga nuestro cuerpo de reponerse frente a la infección y expulsar el virus. 

En caso de niños y ancianos es diferente. Se debe acudir desde el momento en el que detectamos que están enfermos puesto que la gastroenteritis puede producir deshidratación.

Una gastroenteritis nunca debe durar más de dos semanas, sí puede extenderse hasta los diez días en algunos casos, aunque a esas alturas deberíamos haber acudido al médico. Si supera ese tiempo podríamos estar hablando entonces de una gastroenteritis crónica. Esta es poco común y se recomienda alguna acción más aparte del reposo para que la persona se recupere debidamente.

Tips para recuperarse pronto de la gastroenteritis

Consejos para reponerse a una gastroenteritis

Si por mucho que hemos intentado evitarlo, finalmente sufrimos una gastroenteritis, nuestro objetivo debe ser reponernos cuanto antes de ella. Por eso, debes tener muy presentes estos consejos que ayudarán a tu pronta recuperación:

+ Es fundamental el reposo. El cuerpo estará débil y necesitará descansar para recuperarse. En muchas ocasiones, querer hacer cosas cuando estamos aún enfermos solo alargará la recuperación.

+ Evita el alcohol, las bebidas gaseosas, los picoteos, zumos y la actividad fuerte.

+ Hidrátate y lleva una dieta blanda. Con agua embotellada, manzanilla, suero y caldos. Tómalos poco a poco, no bebas sorbos grandes, porque podrán hacerte daño al estómago. También puedes comer alimentos suaves que ayuden a desinflamar la mucosa del estómago y del intestino.

+ Si te encuentras mejor ve incorporando algunos alimentos a tu dieta poco a poco, para comprobar que tu cuerpo vuelve a tolerarlos. No comas un solomillo el segundo día pero prueba con pollo, pasta, verduras, algo más de fruta… Tu cuerpo te irá pidiendo lo que pueda tolerar. Escúchale.