Cómo evitar el calor y dormir bien en verano

Maite Nicuesa

Consejos para evitar el calor y dormir bien en verano

El 60% de las personas mayores sufre algún trastorno de sueño en verano, según un artículo publicado en Chance. Como consecuencia del calor, el sueño se ve alterado de una forma negativa, por ello, las personas también sufren cambios de humor a lo largo del día. La Sociedad Española de Sueño asegura que con el calor las dificultades se potencian al máximo, así que durante los meses más calurosos del año debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones para descansar lo mejor posible.

Consejos para dormir bien en verano

1. Si tienes problemas para conciliar el sueño por la noche, entonces, evita echarte la siesta de día. Aunque resulte muy tentadora, a largo plazo, tendrás más dificultades para dormir bien por la noche.

2. Ante el calor, es indispensable poner remedio. No cierres la puerta de la habitación para que esté más fresca. También puedes dejar la ventana abierta pero siempre que no haya corriente porque podrías resfriarte.

3. Para estar en un entorno totalmente silencioso puedes comprarte unos tapones para los oídos. Resultan especialmente efectivos en caso de que vivas en una zona en la que hay mucho ruido.

4. Usa un pijama corto que sea cómodo y muy fresco.

5. Aunque los horarios en verano son menos estables que en invierno, es adecuado que te fijes unos horarios en relación con la hora de acostarte y el momento de levantarte. Si tienes un despertador cuyo segundero es molesto, entonces, ponlo fuera de la habitación. Deja también fuera de tu cuarto el teléfono móvil. Nunca sabes cuándo te puede sorprender un amigo con uno de sus mensajes.

6. Dúchate por la noche, después relájate.

7. Deja un tiempo prudencial entre la hora de la cena y el momento de ir a dormir. No es bueno ir a la cama con el estómago lleno. Por ello, disfruta de una cena sencilla. La ensalada es el plato estrella del verano. No bebas demasiada agua antes de ir a dormir, así no tendrás que ir al baño en mitad de la noche.

8. No escuches la radio en la cama ni leas libros. Así tu mente vincula el dormitorio con el descanso.

9. Existen alimentos que es mejor evitar por la noche, por ejemplo, un helado o el chocolate.

10. Crea un entorno agradable y confortable en tu habitación. Ten siempre ordenado el armario y el espacio porque el orden externo también causa sensación de armonía interior y bienestar. Renueva tu colchón para que sea firme. Por otra parte, usa una colcha muy fina y una sábana para cubrirte.

La actitud también es adecuada para dormir bien por la noche. Por ello, realiza un ejercicio de agradecimiento y recuerda los mejores momentos de la jornada. Aparca en un segundo plano todas las preocupaciones. Mañana será otro día.