Estrés laboral: el síndrome de 'Burn-Out'

¿Sufres estrés en el trabajo? tienes el síndrome de burn out


El 'síndrome de Burn-Out' resulta de un estado de estrés laboral crónico, siendo su nota distintiva que afecta a todos los ámbitos de la vida y no sólo al profesional.

Este 'síndrome del trabajador quemado' hace su aparición cuando una situación laboral nos sobrepasa y queda reducida nuestra capacidad de aceptación, y se caracteriza por una tríada: cansancio emocional, despersonalización y falta de realización personal. Este cuadro genera distintos grados de discapacidad laboral, como es el ausentismo laboral, incremento de morbilidad (tanto en la esfera somática como en el área mental), aumento de toxicomanías y hasta un incremento del índice de suicidios. En algunos países es considerada una enfermedad laboral.

Entre las causas del 'síndrome de Burn-Out' - también llamado 'síndrome de quemazón', 'síndrome de Tomas' o 'síndrome de desgaste profesional' - podemos mencionar la caída del valor social de la profesión en nuestro país, la sobrecarga laboral, la carencia de recursos, la presión horaria, la merma en las retribuciones y estímulos de distinto tipo.

Cómo es el estrés en el trabajo

Se reconocen como factores inherentes a experimentar sufrimiento y estrés laboral: la naturaleza de la tarea, la variable organizacional e institucional, la variable interpersonal (colegas, familia, amigos, redes de apoyo social), la variable individual (características personales como edad, sexo, experiencia, rasgos de personalidad).

Los grupos más vulnerables lo constituyen aquellos que exigen una implicación personal, una relación constante y directa con las personas: profesionales de la sanidad, enseñanza, servicios públicos y servicios sociales.

Elementos característicos del 'síndrome del trabajador quemado'

1. Cansancio emocional. Se caracteriza por la pérdida progresiva de energía, el desgaste, agotamiento, fatiga.

2. Despersonalización. Se manifiesta por un cambio negativo de actitudes y respuestas hacia los demás. Siendo este el elemento de mayor jerarquía.

3. Falta de realización personal. Tendencia a una autoevaluación negativa, que compromete la calidad de la realización de la tarea con incapacidad de soportar la presión, y baja autoestima.

Los síntomas del 'síndrome del trabajador quemado'

1. Fisiológicos. Agotamiento físico, fatiga, resfrios a repetición, alteraciones del apetito, contracturas musculares dolorosas, cefaleas, hipertensión arterial, disfunciones sexuales, insomnio, trastornos gastrointestinales, dislipemias, hiperglucemia, arritmias cardíacas.

2. Psicológicos. Irritabilidad, ansiedad, rasgos depresivos, labilidad emocional, tristeza y desesperanza, actitudes rígidas e inflexibles, sentimientos de frustración laboral y despersonalización.

3. Conductuales. Expresiones de hostilidad, conductas impulsivas, incapacidad de concentrarse en el trabajo, contacto mínimo con las personas, aumento de las relaciones conflictivas, llegada tarde y salidas anticipadas, aumento del ausentismo, actitud cínica y aumento del consumo de café, cigarrillos, alcohol, psicofármacos y drogas.

Síntomas del estrés laboral

Evolución del 'síndrome de burnout'

1. Forma leve. Los afectados presentan síntomas físicos vagos e inespecíficos (cefaleas, dolores de espalda, lumbalgias), el afectado se vuelve poco operativo.

2. Forma moderada. Aparece insomnio, déficit atencional y en la concentración, tendencia a la automedicación.

3. Forma grave. Mayor ausentismo, aversión por la tarea, cinismo, abuso de alcohol y psicofármacos.

4. Forma extrema. Aislamiento, crisis existenciales, depresión crónica, riesgo de suicidio.

Podemos concluir, entonces, que entre las complicaciones del 'síndrome de Burn-Out' se encuentran el abandono personal o de la profesión, la depresión crónica, el alcoholismo, la drogadicción y hasta el suicidio. Actualmente, la economía de las fusiones, adquisiciones, quiebras y desempleo está extendiendo el 'Burn-out', siendo la inseguridad laboral uno de los factores mas estresantes y también la falta de decisión sobre el trabajo propio, algo común en un mundo de grandes corporaciones.

A modo de conclusión podemos decir que el factor común en todas las situaciones de 'burn-out' es la negación y ausencia de expectativas profesionales para el trabajador. El abordaje psicoterapéutico se centra en reorientar la mentalidad, reeducar los hábitos de trabajo y aprender a controlar el estrés. Es útil fomentar el apoyo social con compañeros y familiares para reducir los niveles de estrés, proporcionar a los empleados técnicas de afrontamiento del estrés y considerar el síndrome como un factor presente en las evaluaciones iniciales de riesgos laborales.

Andrea R. Sala  •  jueves, 27 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x