El Mohán o Poira: leyenda colombiana de terror (en su versión larga)

Historia de miedo sobre un depredador que aterrorizaba a las mujeres

Azucena Zarzuela

Aunque el ser humano se define por ser explorador, siempre hay rincones del mundo en los que cuesta adentrarse porque el miedo a lo desconocido nos paraliza. La naturaleza nos ofrece cuevas subterráneas o espacios ocultos por los bosques ideales para fotografiar si no fuera porque la tradición folclórica nos ha enseñado que en ellos podríamos encontrarnos con seres misteriosos propios de una película de miedo. Son los palacios del horror, donde ocurren numerosas atrocidades.

Sí, la cosa hoy va de miedo. Queremos contarnos la verdadera historia de El Mohán o Poira, una leyenda colombiana de terror que te dejará helado. ¡Atención!

Quién es el Mohán: relato de miedo de la mitología colombiana

Se cuenta que en Colombia, en el departamento de Tolima, desde hace mucho tiempo, vivía un hombre de leyenda. Con aspecto desaseado con sus largas melenas enmarañadas, su rostro quemado y picado por el sol y sus ojos rojos y ensangrentados... No inspiraba mucha confianza. Más bien a una le entrarían ganas de echar a correr. Y sabiendo sus propósitos era lo mejor que se podía hacer.

Se dice, que el Mohán, que es como se llama, conocía los poderes de las plantas y si bien los utilizaba para aliviar de dolencias a sus vecinos también los usaba para engatusar a las muchachas con magia negra, quienes desaparecían de la noche a la mañana.

En época de los descubrimientos europeos, nuestro protagonista, enfurecido por los atropellos que la población autóctona e indígena sufría por los conquistadores que destruían cuanto tocaban, decidió retirarse y esconderse. Las cuevas oscuras se convirtieron en su nuevo hogar, donde su carácter se fue ennegreciendo. Hay relatos que también le ubican en el fondo de los ríos viviendo, donde su sabiduría de hechicero le permitía estar sin respirar.

En un principio, el Mohán persiguió a los españoles para hacerles pagar por sus crímenes. Su castigo era atroz y no conocía la piedad. Sus hechos le convirtieron en el ser más temido de todos los expedicionarios. Pero no contento con eso, también acabó siendo odiado por sus propios vecinos pues acostumbraba a esconderse entre el follaje de los ríos para atrapar y raptar a las jóvenes muchachas de la zona. Nuca se volvía a saber de ellas y de las pocas de las que se volvió a tener noticias fue solo para enterrarlas, pues aparecían sus cuerpos sin vida flotando en las orillas. Lavar la ropa en el río nunca entrañó tanto peligro.

Muchos son los que temen a este ser, pero algunos le recuerdan con nostalgia por sus actos de valentía contra los españoles. Hay quienes aseguran que, hoy en día, algunas noches puede vérsele navegando por el río tocando un instrumento de cuerda mientras entona tristes melodías. Los pescadores, quienes gracias a la tradición oral de sus mayores saben de sus hazañas, rezan a diario para que esta bestia no se les aparezca. Sus mujeres no quieren que salgan a faenar y las madres no permiten que sus hijas jóvenes se aproximen al agua del río.

Nuestro protagonista actualmente, a parte de ser un depredador de mujeres, goza de fama de brujo de las aguas. Quienes hablan de sus poderes no olvidan mencionar que puede crear olas nacidas de la furia dignas de voltear cualquier chalupa o barca y envolver en torbellinos de agua a los barqueros y pasajeros hasta llevarles a la muerte. Incluso, según esté de caprichoso puede hacer que ningún pez caiga en la red de los pescadores poniendo en juego su sustento.

El Mohán o Poira, como también se le conoce, incluso puede cambiar de aspecto para no ser tan terrorífico y presentarse en los pueblos con el fin de comprar tabaco y aguardiente. Aunque su objetivo sigue siendo cortejar a las más bellas mujeres para hacerlas desaparecer.

La leyenda colombiana de El Mohán forma parte de la mitología tolimense que hoy sigue viva gracias a una raza de gentes que vive muy cercana a la naturaleza y a la geografía de su tierra, donde el Poira esconde su guarida.

Puedes leer más artículos similares a El Mohán o Poira: leyenda colombiana de terror (en su versión larga), en la categoría de Cultura en Diario Femenino.