El puente del clérigo: leyenda mexicana corta plagada de amor y tragedia

El amor no siempre tiene un final feliz...

Azucena Zarzuela

Hoy nuestro gran protagonista va a ser un puente. Mi yo más romántico me lleva a pensar en puentes con candados que hablan actualmente de historias de amor, pero la leyenda mexicana que nos ocupa (El puente del clérigo), aunque también habla de amor, acaba no sólo en tragedia, si no también en terror. ¡Menuda combinación!

Hay crónicas que el boca a boca ha convertido en leyendas, ya que cada persona que las cuenta añade en ellas su imaginación como si fueran una verdad absoluta y también estuviera escrito en los anales. Y es que, aunque los hechos que nos ocupan en este mito corto son verídicos y se pueden comprobar y documentar en textos de la época, allá por el siglo XVII, su desenlace es increíble y sorprendente. Pero vayamos paso a paso.

La leyenda que se esconde detrás del puente del clérigo en México

Según cuentan, en tierras mexicanas, durante 1649, el sacerdote Juan de Nava estaba al frente de la iglesia de Santa Catarina, en Santiago Tlatelolco, cerca de la acequia de Texontlali, que servía de límite para diferenciar la zona señorial de viviendas de los chamizos más pobres. Nuestro párroco vivía con su sobrina, Margarita Jáuregui, hermosa joven en edad casadera. Aquí empiezan los problemas para el sacerdote. Y es que, nuestra bella doncella quedó prendada de un gallardo portugués, don Duarte Zarraza, quien pese a la buena publicidad que se hacía de sí mismo, no le servía para limpiarse su mala reputación.

Duarte Zarraza tenía muchas mujeres suspirando por su amor en cada puerto, incluso hasta dos vástagos se le acreditaban. Liante y zalamero era amante de las faldas y dado a poner pies en polvorosa y desaparecer cuando las deudas le acorralaban. Sin embargo, tras conocer a Margarita Jáuregui, reconocía haber encontrado al amor verdadero y definitivo. ¿Sería verdad? Cartas y regalos de amor se intercambiaban los jóvenes ante la constante desaprobación del fraile.

De la desaprobación el sacerdote pronto pasó a la prohibición, pues estaba en juego la honra de la joven y el respeto al buen nombre de la familia. Pero el amor no entiende de razón, y la joven enamorada desobedeció. Fue entonces cuando Juan de Nava decidió encararse con el portugués para que dejara de rondar a su sobrina. Más de una palabra alta y desatinada se cruzaron en la conversación y al final, el fraile la zanjó con la prohibición de que Duarte Zarraza no pudiera pasar por el puente que daba a su casa.

Pero ya se sabe, nada se le puede prohibir a un corazón enamorado, solo envalentonarle. Y precisamente eso es lo que ocurrió. El portugués, cansado de tanto desprecio y reproche, al acudir a su encuentro con su amada y ver al fraile acercarse para interponerse, no dudó en clavarle un puñal, con el escudo de armas de su casa, en la cabeza. El crimen estaba perpetrado. El cadáver se hundió en las aguas tras precipitarse del puente con el sello de su asesino. Solo quedaba una salida: la huída.

Una historia de amor corta y bañada por la tragedia

Duarte Zarraza huyó a Veracruz y tras permanecer un año oculto de las Fuerzas del Orden, que andaban tras sus pasos, decidió volver en busca de su enamorada. Margarita Jáuregui le había estado esperando y ambos idearon huir juntos para nunca separarse. El día acordado para la fuga, cuando el portugués intentó cruzar el puente, su caballo se detuvo y el hombre cayó muerto.

Al día siguiente, su cadáver fue encontrado junto a un esqueleto con túnica negra de sacerdote y un puñal clavado en su cráneo con un sello portugués. Incluso, quienes lo hallaron aseguran que las manos del esqueleto rodeaban con fuerza el cuello del ahogado como si aún continuara estrangulándole. Trágico y espeluznante final para una historia de amor que acabó con sangre en las manos de sus protagonistas.

Las crónicas relatan los hechos, pero en ninguna se ha podido encontrar cuál fue el destino final de Margarita Jáuregui, quien perdió a su tío y a su amado por culpa de los sentimientos de su corazón.

Todo el mundo merece segundas y terceras oportunidades pese a los amores que hayamos sumado en el pasado y la mala fama que nos hayan dado. Pero más cierto es aún que ningún amor debe hacerse valer con violencia.

¿Conocías esta leyenda mexicana corta del puente del clérigo?

Puedes leer más artículos similares a El puente del clérigo: leyenda mexicana corta plagada de amor y tragedia, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.