Carta de amor a tu marido: porque estás segura de tu decisión

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las relaciones de pareja se desgastan con el paso del tiempo. La rutina, el cansancio, pero también el dar por supuesto son los grandes enemigos del amor. Da igual que hayas dado el paso de casarte con tu pareja, porque todos necesitamos de vez en cuando la confirmación de ese amor. No debemos escatimar en los "te quiero" diarios.

Porque no queremos caer en la desidia, porque nuestra relación siempre ha sido especial y por eso nos hemos casado, hemos escrito una de nuestras cartas de amor. Para decirle a nuestro marido que sí, que hemos elegido bien, que hemos acertado con la decisión, que seguimos queriéndole como el primer día. Por eso hemos escrito esta carta de amor al marido.

Ejemplo de carta de amor a tu marido

Hola mi vida:

Hoy es un día especial y por eso te escribo esta carta. No te preocupes, no es nuestro aniversario de boda, ni del día que nos conocimos, ni de aquel mágico día en que me propusiste matrimonio. Hoy es un día especial porque estoy más segura que nunca de lo que te quiero. Y porque estoy feliz de haberme casado contigo. Nada más, pero nada menos.

Quería decirte en esta carta lo importante que eres en mi vida, quería que lo supieras. Ya sabes que nunca he creído en el matrimonio, pero ahora lo entiendo. Ahora entiendo lo que significa unirse a otra persona, convertirla en imprescindible, convertirla en parte de mi, en mi familia. El amor incondicional pasa por el compromiso.

Siempre tuve miedo de casarme, tal vez por todos los mitos que rodean el matrimonio. Ahora lo veo de otra manera, siento que soy más libre para amarte por siempre, para entregarme sin reservas, para confiar en ti más que nunca. Y debo decirte que este cambio lo has hecho posible tú. Con tu amor cotidiano regado de magia, con esos momentos especiales que me regalas cada día.

Por eso, amor, te escribo esta carta. Para decirte que sí, que me casaría de nuevo contigo una y mil veces más. Porque este matrimonio me ha hecho ser más generosa, más comprensiva y también más feliz. Por eso te quiero con locura.

Sí quiero.