Carta de amor desde el rencor: escríbela, envíala y libérate

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo hacer una carta de amor desde el rencor

Cualquier manual de autoayuda te dirá que para ser feliz necesitas alejarte de los sentimientos negativos. En tu vida feliz no cabe la envidia, ni el rencor, ni la ira, ni el odio…pero tenemos que reconocer que hay episodios de la vida en los que estos sentimientos aparecen inevitablemente.

Negar los sentimientos negativos no es la mejor solución para liberarnos de su mala influencia, pero tampoco es cuestión de liarnos a golpes para descargar nuestro enfado con nuestro ex, por ejemplo. Así que hemos pensado en utilizar esas cartas de amor que nos encantan para desahogarnos y liberarnos del rencor.

Si aún no has podido cerrar el capítulo de tu última relación, deja de actuar de forma civilizada. Sin necesidad de acabar detenida, puedes traspasar todo tu odio a tu ex escribiéndole esta carta de amor desde el rencor. Una vez que la escribas, una vez que la envíes, verás cómo te sientes liberada y lista para comenzar una nueva vida.

Ejemplo de carta de amor desde el rencor

Hola ex amor:

Tal y como querías, ya te considero un ex amor. También en eso te has salido con la tuya. Pero quiero escribirte esta carta, que es una carta de amor, de desamor o de paso de página, tómalo como quieras. Porque ahora ya puedo decirte todo lo que he querido decirte en este tiempo y nunca me he atrevido.

Nunca me atreví a decirte que mi tristeza cuando rompiste conmigo para marcharte con tu amiga no fue por perder tu amor, fue por perder mi propia confianza. Porque confié en ti, porque puse mis esperanzas de futuro y mis ilusiones en ti y la verdad es que me equivoqué. La verdad es que no merecías la pena y darme cuenta de eso destruyó no solo la confianza que tenía en ti, sino que perdí la confianza en mi misma.

Ahora me pregunto, ¿cómo pude poner mis ilusiones en manos de un personaje tan vacío, tan anodino, tan mezquino como tú? He estado enfadada contigo mucho tiempo, hasta que me di cuenta que el error fue solo mío. Un error grave de apreciación que espero no se repita jamás.

Al final, tendré que darte las gracias. Después del daño que causaste, tendré que agradecerte que finalmente te decidieras por otra. Porque definitivamente es mucho mejor que sea otra la que aguante tus silencios, tus desaires, tus desplantes y hasta tu desgana. Gracias, ex amor, porque ahora por fin puedo ser feliz.

Hasta la vista.