Carta para un amor tóxico: el veneno del amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo hacer una carta para un amor tóxico

Todas queremos encontrar el amor en un hombre cariñoso, simpático, honesto y que nos respete, pero a veces nos empeñamos en poner en nuestras vidas a hombres tóxicos, tan tóxicos que acaban envenenando nuestras vidas, pero tan adictivos que no podemos escapar.

Si estás metida en una de esas relaciones destructivas, si amas a tu novio hasta la obsesión, si empiezas a intuir que lo tuyo es más dependencia emocional que amor sano o si no entiendes las historias de amor si no son tormentosas, te proponemos un ejercicio sano: escribir una carta de amor reconociendo la situación.

Poner las cartas sobre la mesa puede ayudarte a escapar de ese hombre tóxico, de esa relación envenenada que puede acabar con tu autoestima, con tu personalidad, con tus amistades y con tu salud. Escribimos por ti la carta para un amor tóxico.

Ejemplo de carta para un amor tóxico

Hola, amor:

Te quiero con locura. Ya lo sabes, pero quería decírtelo en esta carta, que es una carta de amor, aunque también podría ser una advertencia de desamor. Lo único que quiero al escribir estas líneas es decirte que lo sé, que sé lo que estás haciendo, que nunca vas a quererme de la forma en que yo necesito y que lo más seguro es que salga muy herida de esta relación.

Porque te quiero con locura, pero me doy cuenta de lo que estás haciendo. De que tu prepotencia está destruyendo mi autoestima, tu egocentrismo está anulando mi personalidad y tu egoísmo me está dejando aislada, alejándome de mi familia y de mis amigos. Y lo peor es que voy a seguir dejándote hacer.

No lo puedo evitar, eso de quererte con locura. Reconozco que estoy atrapada en este amor tóxico, pero no sé si voy a ser capaz de dar el siguiente paso. Porque no puedo pasar sin tus besos y no puedo salir de tu mirada tan imponente y tan azul. Y es que me siento perdida cuando no estás, aunque también estoy perdida cuando estás.

Y como te quiero con locura, no puedo escapar de ti, por más que me lo propongo, por más que intento alejar este veneno de mi corazón. Te lo digo por si acaso te importa un poco, que aunque esté atrapada, veo con claridad lo que te propones. Lo que no sé es si lo vas a conseguir.

Hasta la locura, amor.