Historia de amor en Navidad: desaparición navideña

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Se acercaba la Navidad y Carolina y Javier estaban ya angustiados. No querían repetir las Navidades del año anterior, las primeras que pasaron juntos o, al menos lo intentaron, y que resultaron ser tan desastrosas que casi ponen fin a su historia de amor. No estaban dispuestos a pasar por eso otra vez, pero tampoco sabían cómo esquivar los conflictos familiares.

Conflictos familiares en Navidad

La pasada Navidad eludió los regalos y les dejó un sabor amargo, restos de discusiones, desencuentros y malentendidos provocados por sus respectivas familias. Una Navidad pasada por llanto y con el temor de romper su historia de amor que aún estaban construyendo. Carolina y Javier eran felices juntos, pero sus familias no pensaban lo mismo.

La familia de Carolina no estaba dispuesta a recibir con los brazos abiertos en su mesa de Navidad a un hombre con un pasado oscuro, dos divorcios a sus espaldas y una estancia en una clínica de rehabilitación para alcohólicos. La familia de Javier, que consideraba a su hijo más un héroe que un hombre de carne y hueso con debilidades, no aceptaba a esa nuera de clase media, vestida con ropa low cost. No había forma de presentarla en sociedad.

Con ese panorama, las reuniones familiares de Navidad se convirtieron en un auténtico infierno para la pareja, que sorteaba como podía los dardos envenados de sus seres queridos. Su relación a punto estuvo de pasar a ser una historia de amor imposible, de tan agotados como acabaron derribando cada muro que su familia levantaba. Y este año no querían repetirlo.

Rompiendo con todo

A pesar de ser dos personas independientes, ni Javier ni Carolina querían herir a su familia. Encontrar el equilibrio entre hacer su vida y compartir algo de ella con su familia les costó meses, sobre todo, por la presión familiar de cumplir las tradiciones. Dado que vivían juntos, no había necesidad de compartir comidas dominicales con la misma familia. Así, Javier visitaba a sus padres y Carolina a los suyos.

Pero, ¿qué pasaría en Navidad?. Decidieron imponer su amor, dar prioridad a su felicidad por encima de los compromisos familiares. Este año no pasarían la Navidad en familia. Sin necesidad de romper los lazos familiares, sin hacer escándalos, sin reproches, este año no pensaban compartir la Navidad con nadie. Solo ellos y su historia de amor.

Así, sacaron gran parte de sus ahorros para proteger su relación en forma de capricho. Un vuelo les llevó a la otra parte del mundo, lo suficientemente lejos como para vivir una Navidad distinta, donde no había nieve, sino sol, donde no necesitaban abrigo, sino bañador. Y en plena playa disfrutaron de la mejor Navidad, lejos de su familia, lejos del mundo, pero tan cerca el uno del otro.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor en Navidad: desaparición navideña, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.