Historia de amor terrorífico: una película de miedo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Era su culpa. Alicia estaba convencida de que algo fallaba en ella y por eso ninguna de sus últimas citas había prosperado. Y eso que había tenido unas cuantas. Y eso que eso que se había leído todos los trucos para tener éxito en una primera cita. Pero no volvían a llamar. Ningún hombre la volvía a llamar tras su primera cita y eso la hacía pensar que nunca más iba a volver a vivir una historia de amor.

Sospechas en el amor

Lo había probado todo. Con Miguel se mostró ingeniosa, con Pablo se hizo la intelectual, a Luis no dejó de sonreírle, con Jesús mostró su lado más sofisticado y con Ángel derrochó timidez. Nada parecía funcionar. Todas las citas terminaban bien, o eso le parecía a ella. Todas las citas terminaban con una promesa de llamarla al día siguiente, pero al día siguiente no la llamaban. Ni al otro, ni al otro.

¿Qué era lo que fallaba? Alicia se sentía frustrada y con la autoestima por los suelos. Si seguía así no iba a concertar más citas con ningún hombre. Había analizado cada detalle de cada cita y no terminaba de encontrar el error. Pero una sombra oscura rondaba aquellas reflexiones. Esa extraña sensación que había tenido en todas y cada una de sus citas de estar siendo observada. Ese escalofrío que la recorría en un momento determinado de la cita sin saber por qué.

Esa noche quedó con otro hombre. Alicia se dijo a sí misma mientras se arreglaba que si Toni no la volvía a llamar, se retiraría del circuito sentimental por una buena temporada. Pero para cuando Toni llegó a recogerla, ya había recargado su optimismo. La cita no podía ir mejor. Toni había preparado para ella una cena romántica en la azotea de su ático. Velas, vino y música para deslumbrar a Alicia y devolverle la fe en el amor.

Amor terrorífico

En el segundo plato Alicia sintió el escalofrío que sentía en todas sus citas. Esta vez con más fuerza, pero la sonrisa de Toni borró cualquier sensación negativa. Poco duró la sonrisa de Toni que se levantó de la mesa al apagarse el hilo musical. Toni entró en su ático para recuperar la banda sonora que merecía aquella cena, pero tardaba en volver. Alicia se impacientaba. Ni la música ni Toni volvían, así que entró para echar una mano.

Lo que se encontró en el salón de Toni la dejó paralizada. Toni estaba amordazado y atado a una silla. Los golpes se hacían evidentes y de su cabeza ladeada brotaba la sangre. Y a su lado, sonriendo, se encontraba David, el ex novio de Alicia. El que nunca aceptó la ruptura, el que estuvo acosando a Alicia con llamadas de perdón durante muchos meses. Un día, de repente esas llamadas cesaron y Alicia pensó aliviada que David por fin había entendido que lo suyo no podía ser. Pero Alicia se equivocó, porque David no se dio por vencido en ningún momento.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor terrorífico: una película de miedo, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.