¡Ayuda! Cómo hacer frente a un amor no correspondido

El verdadero amor es aquel que no te hace sufrir

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El peligro del amor no correspondido

Hay muchas formas de entender el amor pero el único amor verdadero es un amor saludable y recíproco. Decimos esto porque el amor no correspondido no es amor de verdad, si acaso entra dentro el desamor y, por tanto, se trata de una situación que debes superar cuanto antes. Te contamos cómo hacer frente a un amor no correspondido y poder sentirte feliz.

Lo que duele un amor no correspondido

Tú le quieres, pero él no te quiere a ti. O te quiere, pero no te quiere bien, que para el caso es lo mismo. O puede que te quiera pero no como tú necesitas. No hablamos de lo que te mereces en la vida o no, hablamos de una situación de amor no correspondido en la que estás sufriendo y tienes que poner punto y final como sea.

Porque el amor no correspondido duele. Porque llevas ilusionada mucho tiempo con esa persona, porque fantaseas constantemente con tener una relación de pareja con esa persona, porque ocupa todo tu tiempo y tus pensamientos, porque no te puedes centrar en otra cosa que no sea esa persona. Esa persona. Y esa persona no siente lo mismo por ti.

Cuánto duele un amor no correspondido

Las culpas en el amor no correspondido

¿Y quién tiene la culpa de tu sufrimiento? Ni tú ni él. No hay culpas en un amor no correspondido porque no se puede obligar a nadie a sentir algo que no siente. Como tampoco se pueden manipular los sentimientos para que sean como tú necesitas. No es culpa suya no amarte.

Tampoco es culpa tuya, por supuesto. Esto no tiene nada que ver con tu valía, así que mantén a salvo tu autoestima. Porque un amor no correspondido, como la mala suerte en el amor o como los desengaños amorosos no te hacen menos válida, no tienes ninguna tara, no es un fallo tuyo. Ni de él.

Cómo superar un amor no correspondido: 6 consejos 

Dejando claro que no hay culpas que repartir cuando no te corresponden en el amor y que tampoco vas a conseguir que la situación cambie, es decir, que de pronto un día te quiera, ahora toca centrarte en ti misma y hacer frente a ese amor no correspondido.

Cómo superar un amor no correspondido

1 Los primeros días no evites pensar en él. Es frecuente reprocharte pasar tanto tiempo pensando en una persona que no te quiere y lo único que deseas es que desaparezca de tu mente. Pero no es el momento. Déjale entrar en tu mente sin sentirte culpable por ello.

2 Acepta lo que sientes por él. Tú le quieres, pero no le vas a querer para siempre porque se trata de un amor no correspondido. Así que acepta de buen grado tus fantasías con él porque muy pronto cambiarás el protagonista.

3 Gestiona la frustración. El sentimiento de impotencia y frustración porque te parece tan injusto que esa persona no te quiera puede llevarte a un callejón sin salida como la depresión. Ten bien claro que si esa persona no te quiere es porque a la vuelta de la esquina te está esperando algo mejor.

4 Busca alternativas a tu mente. Hasta ahora has seguido pensando en tu amor platónico y has aceptado tus sentimientos sin juzgarlos. También has aceptado que vuestro amor es imposible. Bien, ahora sí es el momento de dejar de pensar en él. Al principio te costará y para eso tienes que darle a tu mente otras alternativas interesantes.

5 Vuelve a la actividad. Esas alternativas las encuentras poniéndote en marcha, saliendo con tus amigas, saliendo sola, conociendo gente (no necesariamente con un fin amoroso), viajando, leyendo, apuntándote a clases de yoga o prestando ayuda en tu comunidad.

6 El tiempo hace milagros. ¿Ves cómo cada vez que haces algo nuevo tu amor platónico va ocupando menos espacio y menos tiempo en tu mente? Estás en el buen camino, así que sigue haciendo cosas y ahora añade otra más.

7 Ocúpate de tus sueños. Seguramente has pasado tanto tiempo pendiente de esa persona que te has olvidado de ti misma. ¿Dónde quedaron tus sueños? Se quedaron atrapados bajo los escombros de un fuerte desengaño amoroso. Barre, limpia y pon en orden tus pensamientos hasta que encuentres los sueños que un día dejaste atrás. Y ve a por ellos.