Cómo saber si tu pareja está rota definitivamente

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Los problemas y las crisis afectan a todas las relaciones de pareja en un momento u otro, pero no todas acaban en ruptura. Hay un momento delicado y crucial para saber si tu relación se puede salvar o está rota definitivamente. Seguramente te estás preguntando, como nosotras, cómo saber cuándo romper con tu pareja.

Relaciones de pareja sin solución

Muchos de los problemas de pareja se pueden solucionar si hay interés y amor por las dos partes, pero muchos más derivan en incompatibilidades que acaban con la relación. El amor no lo puede todo, sobre todo si el amor no se entiende de la misma manera dentro de la pareja. Y esto es en realidad todo lo que tenemos para saber si la pareja está rota definitivamente.

A veces tendemos a intentar solucionar una crisis de pareja que en realidad no tiene solución. Las crisis de pareja que no tienen solución son esas crisis en las que las faltas de respeto hacen su aparición, la tendencia a dañar al otro en las discusiones de pareja es la norma o uno de los dos está tan asfixiado por el control del otro que siente que no puede respirar.

El momento en el que sabes si una pareja está rota definitivamente se siente en el corazón. Si para enamorarte de ese hombre te dejaste llevar por el corazón, para romper con él tendrás que seguir la misma técnica, la del corazón. Se nota porque de tu corazón se desprende un trozo más o menos grande que te duele y te invade de desilusión.

Cuando el corazón se rompe, la crisis deja de ser crisis y se convierte en un desamor en toda regla. No lo sabes, pero tu corazón sí y te da señales de que ha llegado el momento de romper. Porque ya no eres feliz en esa relación, porque ya no imaginas tu futuro con él y porque no puedes evitar las lágrimas cada vez que piensas en el estado de tu relación.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si tu pareja está rota definitivamente, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.