Mujeres y hombres: cuidado con los tatuajes de amor en la pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si es que te mueres de amor por tu novio; si es que sabes que nunca vas a dejar de amarle y, seguramente, él a ti tampoco; si es que está tan claro que él es el hombre de tu vida y que tú eres la mujer de su vida; si es que no hay manera de destruir vuestra relación porque os queréis tanto. Enhorabuena por haber encontrado al amor de tu vida y por esa seguridad que desbordas. Pero ¿tienes que demostrarle que le quieres más que a nada en el mundo con un tatuaje con su nombre? Piénsalo, porque si por algo se caracterizan las relaciones entre mujeres y hombres es por su caducidad.

Un tatuaje es para siempre

Melanie Griffith tiene tatuado un corazón en el brazo y dentro del corazón lleva el nombre de su amado Antonio. ¿Por qué no podemos hacer las demás lo mismo? ¿por qué no grabar para siempre el nombre de nuestro amor? Porque Melanie seguramente conoce a más cirujanos plásticos que nosotras y tiene más recursos para arreglar cualquier tatuaje en caso de que el amor se acabe algún día.

No, definitivamente no es buena idea demostrar tu amor incondicional con un tatuaje, porque el tatuaje sí es para siempre. No se trata de ser agoreras o escépticas, no se trata de que no creamos en el futuro de esa relación. Que sí, que es un amor para siempre, pero ¿y si no?. ¿Y si dentro de un par de años te enamoras locamente de un tal Juan y tú ya tienes tatuado un Manuel dentro de un precioso corazón en tu muñeca?

Ahora crees que eso es imposible, pero no serías la primera que tiene que retractarse de una de esas declaraciones de amor dérmicas. Si estás pensando en lanzarle un mensaje de amor a lo grande a tu novio, tienes mil formas de hacerlo tan folclóricas como un tatuaje y que no quedan grabadas en tu piel. Hay mil y una locuras que se pueden hacer por amor y algunas de ellas no dejan secuelas.

Tatuajes de amor

Si realmente quieres hacerte un tatuaje de amor, no es necesario que hagas algo tan drástico como tatuarte sus iniciales, su nombre ni mucho menos su cara. Tampoco tienes por qué tatuarte la fecha en que os conocisteis alrededor de tu dedo, ni apuntarte para siempre en la muñeca la frase con la que te conquistó. Si realmente quieres hacerte un tatuaje de amor, nunca pierdas de vista que será para siempre.

Y para siempre es el amor, tal vez no por tu novio actual, pero puedes creer en el amor durante toda la vida. Si te tatúas un corazón, puedes decirle a tu novio que es a él al que representa. Y se trata de un símbolo imperecedero que se adapta bien a cualquier etapa sentimental. Algo más arriesgado, porque tal vez en un futuro te traiga demasiados recuerdos, es tatuaros ambos el mismo símbolo en la misma parte del cuerpo. Aunque seguimos pensando que la mejor y más grande prueba de amor es demostrarle cuánto le quieres día tras día.