Mujeres y hombres: el problema de compartir amigos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando hablamos de la pareja ideal hablamos de una pareja compenetrada, cómplice, que comparte intereses, hobbies y tiempo de calidad. Muchas parejas comparten también los amigos, algo que no deja de ser un arma de doble filo para la relación. Mujeres y hombres del mismo círculo social se embarcan en relaciones de pareja que parecen felices, pero no lo son tanto. Compartir los amigos puede suponer un problema de pareja.

Compartir los amigos en la pareja

Parece la situación ideal, un gran círculo de amigos que se conocen desde siempre, se apoyan, se entienden, se divierten. Cuando dentro de este grupo de amigos surge una historia de amor, todo apunta a que la pareja podrá entenderse a la perfección, como ya hacían antes de que surgiera el amor. Qué mejor póliza de seguro para una pareja que compartir toda una vida juntos desde siempre.

Existe otra situación en la que también se comparten los amigos que no resulta tan ideal. Es ese momento en el que uno de los dos miembros de la pareja abandona sus amistades y su vida anterior para entrar en el círculo de amigos de su pareja. El resultado suele ser compartir todo el tiempo de ocio juntos, algo que no es muy saludable para mantener el amor.

Y es que compartir los amigos no es la mejor manera de unirte más a tu pareja. ¿Qué pasa cuando quieres desahogarte después de una discusión con tu novio? ¿cómo se lo vas a contar a tus amigas si también son amigas de él? Pero el mayor peligro de compartir los amigos es que puedes perder tu independencia, esa parcela personal que hay que mantener a toda costa lejos de la pareja.

Cómo repartimos los amigos

Compartir los amigos puede suponer un problema en la relación de pareja, pero supone un problema aún mayor si te estás planteando una ruptura. La gran duda es cómo repartir los amigos. El miedo a la soledad, el miedo a romper ese grupo de amigos que tal vez se divida tomando partido por un miembro u otro de la pareja, puede hacer que permanezcas en una relación que ya no te satisface.

Volvemos en este punto a esa parcela personal que no debes perder de vista en ningún momento de tu vida. Tienes una pareja para sumar felicidad a tu vida, pero debes ser capaz de ser feliz también sin tu pareja. Por eso es tan importante mantener cierto grado de independencia, tus propios amigos, tus propias actividades, tus propios rituales en los que no tenga cabida tu pareja.

Porque compartir en la pareja es fundamental para una convivencia armoniosa y también para un futuro juntos, pero no vamos a llevar el compartir hasta ese extremo tan habitual en las parejas que es abandonar la propia vida para vivir la del otro.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: el problema de compartir amigos, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.