Maquillaje burgundy, el color burdeos también en tus ojos

El burdeos o burgundy llega pisando fuerte también en cosmética

María Cerrato de la Fuente

  Maquillaje burgundy o burdeos

Las amantes del maquillaje se habrán fijado en que el color predominante este otoño/invierno en manos, labios y ojos es el burdeos, también conocido como burgundy. Se trata de una tonalidad muy favorecedora y elegante que, dependiendo de la intensidad, puede servirnos tanto para un maquillaje de día como de noche. Es cierto que el maquillaje de ojos en estos tonos más subidos puede echar para atrás a las mujeres que no dominan las técnicas, pero existen formas sencillas de llevar a cabo un maquillaje burgundy o burdeos sofisticado, a la par que favorecedor. 

Aprende a hacer un maquillaje burdeos o burgundy

Te contamos los pasos a seguir para que tú también puedas sumarte a esta tendencia de maquillaje. 

+ Lo primero que debes hacer es limpiar e hidratar el rostro con tus cremas habituales y aplicar la del contorno de ojos, además del protector solar si vas a salir por el día. Es algo fundamental para cuidar tu piel y para lucir un maquillaje jugoso y sin que se cuartee.

+ Lo segundo que debes hacer, como en cualquier maquillaje es alisar la piel con la base, el corrector y dejarla afinada y con las imperfecciones disimuladas con los correctores.

+ Y ahora empezamos con el maquillaje de ojos. Aplica una base de ojos en el párpado o tu corrector habitual, en su defecto.  Coge un color teja anaranjado y aplícatelo en las cuencas de ambos ojos, difuminándolo hacia arriba y hacia fuera.  Después coge un tono burdeos tirando a rojizo y ponlo por todo el párpado móvil, procurando difuminarlo para que se funda con el color teja que hemos puesto en la cuenca. Coge otro tono burdeos, esta vez menos rojizo y más oscuro y aplícalo en el exterior del párpado haciendo un pico simulando el borde del ojo y siempre procura difuminarlo para que se funda con el resto de sombras.

+ Coge un tono rosa palo nacarado y póntelo en el centro del párpado móvil para darle luz a la mirada y que no quede apagada.

+ Después coge un tono marrón mate y marca de nuevo la cuenca de los ojos y lo difuminamos hacia arriba, ayudándonos del tono teja que hemos usado al principio.

+ Aplica un tojo beige clarito debajo del arco de la ceja y delinea el ojo con lápiz negro, trazando una línea fina y sacando un poco de rabillo hacia arriba. Después cogemos una sombra negra mate, no muy intensa y aplicamos un poquito en el exterior del ojo, justo encima del rabillo y otro poco al lado del lacrimal en la cuenca. Después, volvemos a difuminarlo hacia el interior del ojo. Y finaliza pintando la línea del agua del ojo con lápiz negro.

+ Después aplica la máscara de pestañas y contornea debajo del pómulo con un tono tierra de polvo de sol o corrector para finalizar con un colorete rosado, aunque no muy subido en el pómulo que te dé un poco de rubor al rostro.  No te olvides de poner iluminador en la parte superior del pómulo y en el lacrimal. Aportará la luz necesaria a tu rostro y a tu mirada.

+ Ahora solo nos quedan los labios. Si este maquillaje lo quieres utilizar para el día, entonces te recomendamos que utilices un labial neutro, como un beige, rosado y marrón claro. Si lo que quieres es un maquillaje para ir a una cena, no dudes en aplicarte un tono burgundy a juego con los ojos. Estarás sofisticada y elegante.

Si tienes alguan duda, te dejamos aquí con un vídeo explicativo de Duulcedeleche para que consigas tu maquillaje burgundy o burdeos: