Cómo cortarte el flequillo recto tú misma

Puedes hacerlo en casa fácilmente y muy rápido

Beatriz Iznaola

Flequillo

Cortarnos el pelo nosotras mismas es una idea brillante siempre y cuando seamos conscientes de que los resultados que vamos a obtener no serán iguales que los que obtendríamos en manos de un profesional. Aun con esto, siempre es recomendable al menos tener unas nociones básicas sobre cómo arreglarnos un poco un corte de pelo que no nos convence.

Cortarse el flequillo es algo menos complicado que cortar el pelo al completo, pero aun así hay que tener maña para poder hacerlo bien. Antes de dar el paso debemos ver cómo nos sienta ese corte, teniendo en cuenta nuestra forma de la cara. El flequillo recto no le favorece a todo el mundo, no nos podemos dejar llevar por el “a ella le queda bien”, porque puede que no sea el corte ideal para nosotras.

Cómo cortarse el flequillo recto

En primer lugar hemos de recogernos todo el pelo que no vayamos a cortar en una coleta, el resto del pelo que sí vamos a cortar lo echamos para delante. Para poder cortarlo mejor deberíamos mojar el flequillo un poco, no hace falta lavarlo, con mojarlo sería suficiente. Una vez mojado lo peinamos, con un peine ancho si es posible, así desenredaremos bien el cabello.

Después de peinarlo, empezamos a cortar a la altura de la nariz, siempre más largo de lo que realmente queremos. Tenemos que tener en cuenta que el pelo cuando se seca encoge, por lo que sube y no queda tan largo como parecía al estar mojado, por esto tenemos que tener precaución con lo que cortamos. Además, si nuestro pelo es rizado encogerá todavía más. Este tipo de pelo hace que el pelo coja volumen y por lo tanto tira de él para arriba en vez de dejarlo caer.

Volvemos a cortar una vez más, teniendo muy presente todo lo anterior. En este paso marcamos la medida que tendrá nuestro flequillo. Es importante que te tomes tanto tiempo como necesites y que no cortes más de lo que tú misma consideres necesario.

El paso definitivo es repasárnoslo bien, para que quede perfecto, sin ningún mechón más largo que otro, sin ningún pelo suelto y lo más importante, para que quede como más te guste. Por último, lo secaríamos con el secador y en caso de tenerlo rizado tendríamos que alisarlo un poco con unas planchas del pelo, sin abusar, ya que puede quemar nuestro pelo y estropearlo.