El moño bajo: el peinado más elegante para un look formal

María Fernández

¿Tienes una ocasión especial y no sabes qué hacerte en el pelo? ¿Qué peinado va bien para  acompañar con ese vestidazo? El moño alto es un peinado muy socorrido que te sirve tanto para una boda como para una cena romántica. Además, parecerá que has estado horas en la peluquería cuando seguramente no has dedicado más de 15 minutos en hacértelo. Además, siempre es una buena opción para tapar unas orejas de soplillo, si es que es tu caso.

Aunque sea un complemento perfecto para cualquier evento elegante, también puedes recoger tu cabello para conseguir un look romántico o urbano muy informal. Un moño siempre te aporta un toque sexy, ya que el cuello al aire siempre es sinónimo de feminidad. Te explicamos cómo hacerte un moño bajo y qué posibilidades tienes para deslumbrar con este peinado.

En primer lugar, te presentamos a la que se convertirá en tu mejor aliada para lograr un moño bajo de alfombra roja: la laca. Nadie como ella para asegurarte de que tu moño no se deshace en toda la velada. Así, no te incordiarán los molestos pelos que se han salido de su sitio.

Cómo recoger el pelo en un moño bajo

Puedes colocarte la raya de tu cabello en cualquier lado: a un lado, en medio, en zigzag…. Puedes hacerte un moño bajo tirante o messy, es decir, con algunos mechones de pelo fuera para que tu rostro quede enmarcado.

Para hacer el moño bajo más básico, solo tienes que recoger tu cabello en una coleta baja, retorcerla y enrollarla alrededor de sí misma en forma circular. Este moño de bailarina es el peinado más básico. Utiliza las horquillas para conseguir un acabado perfecto.

Pero si quieres un look más romántico, puedes probar con un moño bajo con una trenza. Es tan sencillo como, una vez te hayas hecho la coleta, hacerte una trenza y con ella un moño normal. Otra opción es hacerte trenzas de raíz a los lados de la cabeza haciendo que se junten en la parte posterior. Con el quedo que quede suelto, solo tienes que hacerte un moño básico. 

Si el acto al que tienes que acudir es elegante, puedes acompañar el moño bajo con joyas para lograr un look espectacular. Puedes probar con unos pendientes largos que estilicen tu cuello y llamen la atención sobre tu peinado. Si tu vestido lo admite y te sientes cómoda con ello, siempre te puedes colocar un broche, un lazo, una cinta o incluso una pequeña flor. Estos complementos darán un toque distinto a tu peinado.