Cómo adelgazar corriendo: el running, la moda más sana

Teresa Guerra

Hay métodos de adelgazamiento más y menos efectivos, que van desde ligeros cambios para conseguir una alimentación equilibrada a giros radicales hacia las dietas extremas. Pero sea cual sea la opción por la que nos decidamos, no hay duda de que no puede haber resultados en una dieta si no está acompañada de otra actividad: el deporte.

Hacer ejercicio es sin duda la forma más eficaz y segura de adelgazar, perdiendo peso a través de la quema de grasa y la definición muscular. Toda actividad física puede beneficiarnos, pero hay algunas que destacan por ser sencillas de practicar, económicas y además efectivas, entre ellas destaca el running.

Running para adelgazar y quemar grasas

Correr para adelgazar, para mejorar nuestra resistencia o para poner a prueba nuestro cuerpo es sin duda la nueva moda en el deporte. El running se ha convertido en uno de los deportes más comunes y la participación de hombres, y sobre todo mujeres, en los maratones ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Esto se explica porque correr es una actividad ideal para quienes quieren comenzar a bajar unos kilos. Cuanto mayor es el peso, más se notan los resultados, por lo que resulta ideal para encontrar motivación. Además, si corremos en cuesta conseguiremos quemar el doble de calorías, es una forma sencilla de intensificar y mejorar el entrenamiento. Otra ventaja es que nos permite establecer nuestros propios ritmos, aumentando la intensidad y la duración progresivamente.

Eso sí, es importante que una vez hayamos tomado la decisión de salir a correr sigamos varias pautas: en primer lugar, establecer un plan de entrenamiento, con los días, la distancia y los ritmos, para evitar sobrecargarnos, perdiendo el ánimo y la fuerza de voluntad. Lo segundo es realizar un adecuado calentamiento y estiramientos para prevenir las lesiones, y por último llevar una alimentación equilibrada, y sobre todo una correcta hidratación antes y después de correr.