Los mitos de las dietas milagro que debes conocer

Sergio Gallego

mitos de las dietas milagro

Te encuentras en una sociedad en la que todo vale con tal de adelgazar y conseguir un cuerpo diez. Las dietas milagro son las que más dudas y problemas generan ya que prometen resultados inmediatos sin tener en cuenta los posibles efectos secundarios. Si crees que tienes unos kilos de más y has decidido empezar una de ellas, no pierdas detalle de cuáles son los mitos y peligros que rodean a las mismas y si merece la pena iniciarlas.

Conoce los mitos de las dietas milagro

Las famosas dietas milagro persiguen una reducción de las calorías ingeridas lo que conlleva una falta de energía en todo el organismo. Esto provoca que el cuerpo tenga que abastecerse de proteínas y haya por tanto una falta de masa muscular en todo el organismo. Cuando la dieta se termina porque se ha conseguido el objetivo previsto, se crea un efecto rebote que consite en una tendencia a recuperar todos los kilos perdidos de una forma verdaderamente rápida.

El efecto rebote se produce porque el organismo no ha recibido las calorías necesarias para su buen funcionamiento, lo que provoca que una vez finalizada la dieta, el cuerpo genere una mayor sensación de apetito y se produzca como tal un aumento de kilos. 

Cuando inicias una dieta milagro, se produce una disminución en la actividad del metabolismo y el cuerpo quema energía de una manera mucho más lenta. Es por ello, que al finalizar dicha dieta se recuperen los kilos con una mayor facilidad. En este tipo de dietas se pierden kilos debido a la pérdida de líquidos y no porque se elimine grasa del cuerpo. Esta grasa es la que hay que perder para poder adelgazar y presumir de una magnífica figura. 

Es por ello que lo más aconsejable a la hora de peder peso es  seguir un tipo de vida saludable basada en una rica y equilibrada alimentación combinada con un poco de ejercicio físico diario.