Pierde peso con la dieta de los 100 años

¿Te animas a hacer dieta?

Sergio Gallego

Una de las causas por las que la obesidad está a la orden del día se debe a la sustitución que se ha hecho de los alimentos frescos por otros procesados. Nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos se alimentaban a base de productos tan nutritivos como las verduras, las legumbres, los frutos secos o la fruta, que en muchos casos ellos mismos cultivaban. A día de hoy, los ritmos de vida han cambiado, la sociedad se ha transformado y, en consencuencia, la dieta se basa en alimentos ricos en azúcares añadidos o en grasas del tipo saturadas. Con la dieta de los 100 años se vuelve a comer de una manera saludable y sin nada de elementos dañinos para la salud. ¿Quieres saber en qué consiste? ¿Quieres conocer sus principales beneficios? Te adelantamo, que entre los más comunes, está el perder peso de manera equilibrada. 

Cómo adelgazar con la dieta de los 100 años

+ Saciarás el hambre. Si decides seguir esta clase de dieta puedes llegar a saciar el hambre mucho antes. Los alimentos frescos como las verduras o las hortalizas son ricos en fibra, por lo que su consumo habitual te permitirán que puedas llenarte mucho antes y evitar el ingerir un gran número de calorías. 

+ Proteínas de calidad. Las proteínas de los alimentos frescos, como el pescado azul o las legumbres, poseen una serie de proteínas de muy buena calidad que ayudan a que la digestión sea mucho agradable y las calorías se eliminen mucho mejor.

+ Buenos azúcares. El azúcar, presente en la fruta y en las verduras, es mucho más sano y viene acompañado de otros nutrientes esenciales para el organismo como es el caso fibra, vitaminas o minerales. Ello hace que no tengas más apetito, como ocurre tras la ingesta de alimentos procesados ricos en azúcares añadidos.  

+ Fibra soluble. Este tipo de fibra la puedes encontrar en alimentos como las legumbres o la naranja y es perfecta a la hora de combatir los kilos de más. La fibra soluble ayuda a frenar el avance de los alimentos en el intestino y además permite saciar el apetito de una mamera rápida y eficaz.

+ Rica en antioxidantes. La dieta de los 100 años es rica en una buena cantidad de antioxidantes. Dichos antioxidantes presentes sobretodo en alimentos como las verduras o la fruta te van a permitir decir adiós a unos kilos de más y a proteger la salud de posibles y futuras enfermedades.

+ Comerás más pausadamente. Los alimentos frescos son bastante ricos en fibra, por lo que te exigirán el masticar mucho más y conseguir estar saciado mucho antes. Con menos cantidad de comida vas a perder antes el apetito y por tanto no vas a consumir muchas calorías.

Como puedes ver, la dieta de los 100 años no es tan compleja y exige únicamente que comas de una manera saludable y nutritiva como hacían nuestros abuelos. Alimentos como los frutos secos, las verduras, las hortalizas, el pescado azul o el aceite de oliva son esenciales para evitar problemas de obesidad y, de paso, perder algún que otro kilo de más.